Blasket Islands y Andrea. Su historia.

The Irish Press, Tuesday, October 23, 1984. 

Hola a todos! Os prometí contaros la historia de Andrea, la mujer alemana que conocimos en la isla. Una historia que nos emocionó mucho, y que no podía faltar en mi blog. Nos pareció una mujer especial, y cuando conocimos su historia, entendimos el por qué nos había parecido tan especial. Se nota en su carácter, en su mirada, en su forma de caminar por la isla. Algo escondía, y cuando nos lo contó quedamos maravilladas con cada una de sus palabras. Este recorte de periódico que me dejó fotografiar, le acompaña siempre en sus viajes a la isla. Lo llevaba dobladito dentro de un libro, y nos lo enseñó con un cariño tremendo. Debajo de la fotografía os dejo la traducción del texto del recorte.

edf

Por primera vez desde que los isleños nativos se marcharon en noviembre de 1953, Great Blasket resuena este invierno con los gritos de un bebé nacido de una pareja que vive en la isla. Son Bernard y Andrea Guyenot, cuya niña nació el fin de semana en Killarney. La pareja se dirigía al Hospital General de Tralee cuando ocurrió el nacimiento.

Se habían desviado a Killarney para visitar a un amigo y la enfermera local Ann Govan asistió al parto cuando el bebé decidió que ya era hora. Después del nacimiento, madre e hija, cuyo nombre es Lisa, ingresaron en el hospital de Tralee. Ayer por la tarde, la familia feliz salió del hospital para comenzar el viaje a casa, a Great Blasket.

Andrea dice: “Queríamos que el bebé naciera en la isla, pero era imposible conseguir que un médico o matrona se quedara, así que llegamos a tierra firme. Pero tan pronto como podamos, volveremos porque, como todos los demás , nos gusta estar en nuestro propio hogar”.

Ex profesores, los Guyenots ya tienen una hija de tres años, Joanna, que nació en el hogar alemán de Andrea. Bernard, nacido en Francia, tiene 25 años, un año mayor que Andrea, y la pareja hizo su primera visita a las Blaskets hace cinco años. “Inmediatamente nos enamoramos del lugar y no tuvimos ninguna duda de que algún día viviríamos aquí”, dice Andrea. La pareja viajó a las islas todos los años desde 1979 y el año pasado completaron la reconstrucción del restaurante y casa de huéspedes que ahora administran en Great Blasket.

Bernard Guyenot está de acuerdo en que “el invierno será difícil a medida que los días sean más cortos y fríos. No hay electricidad, por supuesto, en la isla y, aparte de la madera y el césped, hacemos un uso extensivo del gas. Durante las últimas semanas, hemos estado acumulando un buen suministro de alimentos. Es esencial contar con reservas, ya que el mal tiempo a menudo nos impide llegar a tierra firme durante un largo período de tiempo. Pero estos meses realmente no serán más difíciles para nosotros que para cualquier otra persona y no estaremos solos, ya que nuestros amigos Silke, Astrid y Harald también se quedarán. Tenemos toda la comodidad y el refugio que necesitamos y, además, también tenemos la alegría de vivir en uno de los últimos lugares no habitados y más grandes de Europa. Tenemos mucha suerte”.

Uno de los mejores amigos de la pareja es el barquero Michael O’Connor, quien, junto con otros hombres de Dunquin, ayudó a Bernard y Andrea a renovar las casas en ruinas que ahora se han convertido en su hogar.

Bernard dice: “Tenemos una buena relación con la gente que vive en tierra firme, a pesar de venir del extranjero y también estar separados por el mar. Nos sentimos aceptados por la mayoría y si hay algunos que no están seguros de nosotros es porque realmente no nos conocen. Somos jóvenes y estamos dispuestos a adaptarnos y tenemos un gran respeto por las Blaskets, las personas que solían vivir aquí y que eran personas orgullosas y duras con gran cultura”.

Ser dueños de sus propias vidas es algo que atrae particularmente a los Guyenots.

Andrea dice: “Es una responsabilidad, pero es maravilloso hacer cosas por ti mismo, convertirte en un buen cocinero, construir tu propio jardín, cultivar tus propias cosas y aprender a sobrevivir con un presupuesto reducido. También tenemos gallinas y cabras mientras que Bernard se dedica a la caza y la pesca en la que ahora es bastante experto. Por supuesto, tuvimos que aprender todas estas cosas para sobrevivir, pero no somos esclavos de nuestro trabajo, nosotros hemos elegimos esta forma de vida “.

A los Guyenot no les gusta la televisión, pero tienen una radio y una grabadora en la que complacen su amor por la música tradicional irlandesa. También han creado una biblioteca con libros sobre la cultura irlandesa y, en particular, sobre Kerry y la isla en la que ahora viven.

Como Bernard me dijo, en un camino hacia los acantilados siguiendo los pasos de Peig Sayers y Maurice O’Sullivan, “probablemente sea cierto que solo las personas que aman la isla profundamente pueden comprender completamente lo que la isla puede darte y lo que también exige. La naturaleza es tan poderosa que nadie puede dominarla y tienes que adaptarte y no pensar que eres el gran jefe de ese pequeño lugar. Aprendes a encontrar la armonía entre la isla y tú. También aprendes a respetar el mar que da tanto y a las aves y en general a toda la vida que existe aquí. Y, finalmente, también puedes aprender a conocerte y respetarte a ti mismo”.

Cuando Bernard y Andrea vuelvan con su bebé de Tralee, volverán a su hogar, las Blasket. Uno siente que Peig estaría muy orgullosa de la joven pareja que está trayendo nueva vida a su casa en Great Blasket.

A continuación os dejo un enlace a un vídeo que la propia Andrea nos enseñó, de la página de Rté Archives. Una entrevista que les hicieron a ella y a su marido en 1985. Tengo que ser sincera, y mi amiga Teresa lo sabe. La historia me emocionó tanto que me puse a llorar…. Si, de esas veces que la historia que lees, un libro, o algo que escuchas o ves, te llegan tanto que te hacen emocionarte muchísimo. Pues eso me pasó a mi.

https://www.rte.ie/archives/category/lifestyle/2015/0417/694737-last-inhabitants-leave-blasket-islands/

Gracias Andrea por tu amistad, y espero que nos volvamos a ver por las Blasket, tu casa, tu hogar……. Hasta pronto.

Anuncios

Irlanda 2018. Cuarto día 4ª parte

Bueno, la cuarta parte y última de este cuarto día. La verdad es que he visto tan extenso el tema de las Blasket que he pensado en escribir por partes, para poder contaros mucho más.

Y llegaron las 8 de la mañana, sonó el despertador y…… ¿Dónde estoy?, ah si!… qué maravilla despertar así. Me asomo a “mi puerta” particular, y la imagen vuelve a sobrecoger. Hoy el día ha amanecido con una ligera bruma, yo creo que es parte de esa magia que esconde la isla, porque adquiere un toque misterioso al mismo tiempo que espectacular.

edf

IMG_6102

Nos apañamos, y vamos al Caife a desayunar. Katy y Daren son una pareja estupenda. Son los encargados de llevar el Caife, donde sirven café, té, o incluso algo de comer si quieres. Nuestro desayuno es un tazón de gachas hechas con un cariño tremendo, pues estaban calentitas y sabrosas. También fruta y yogur. Un café y a disfrutar. Una maravilla, además de desayunar con esas vistas, pues eso, que no tengo palabras.

edf

Les preguntamos a qué hora nos volvemos a Dingle, y nos dicen que si nos parece bien irnos a las 16:30, que es la hora en la que se vuelve a Dingle en el ferry, si no pasas la noche. Por nosotras genial, más rato en la isla jeje. Así que como tenemos tiempo de sobra, decidimos irnos a andar pero por el otro lado de la isla.

También, acudimos a uno de las visitas guiadas que hacen a cada hora desde las 12. Fue gracioso, porque nos quedamos con la duda de si la señora que nos hizo la visita guiada podría ser familia de Peig Sayers, porque era igual…. Hablaba con mucha añoranza del lugar, y según nos contó, familiares suyos vivieron allí, pero no especificó. Es una maravilla el poder escuchar a personas que lo viven en primera persona.

IMG_5959

Terminado nuestro paseo, nos damos cuenta de que tan sólo trajimos comida para la comida y cena de ayer, y que para comer hoy no tenemos nada jajaja. Pensábamos que nos llevarían a Dingle antes, pero bueno, por nosotras genial porque hemos estado más rato. Así que preguntamos a Katy si sirven comidas y nos preparó una sopita para chuparse los dedos!! Y como teníamos algo de fruta del día anterior, pues completamos así nuestro lunch. Vimos como venía el ferry con los turistas de ese día, con los que volveremos luego, y nos preguntaban algunos si habíamos pasado la noche allí, y se quedaban maravillados. Qué sensación el sentir como que eres parte de esa isla aunque sólo haya sido una noche.

edf

Nos volvemos a “nuestra casita” a terminar de preparar la mochila, y charlar un rato con Andrea. En el caife también estamos un rato hablando con Katy y Daren y compramos unas camisetas de las Blasket. Hasta volvimos a bajar a la playa para despedirnos de las focas. Y miramos nuestro reloj y oh.. se acercan las 16:30, no puede ser, nuestro tiempo en la isla se acaba, y me da una pena tremenda. Nos despedimos de todos con grandes abrazos. La verdad que aquí la costumbre de dar dos besos como en España no está muy arraigada, pero si os soy sincera, los abrazos dicen mucho más, por lo menos para mi.

Vemos que viene Billy, nos ve y nos dice: a las 16:30 chicas. Ains… que nos vamos, pero bueno, parte de nuestra esencia la dejamos aquí. Este año me he sentido una más, me he contagiado de la magia que desprende esta isla y el resto de islas que están alrededor. Es un paisaje asombroso, y sé que volveré, eso está claro.

16:30. Hora de irnos. Cogemos nuestras mochilas y bajamos poco a poco al muelle por el camino de los muertos. Este camino, nos explicó la guía que nos hizo la visita, que era por donde bajaban los cadáveres de los que desgraciadamente morían en la isla, y se los llevaban a enterrar a Dingle o Dunquin.

La vuelta a Dingle estuvo genial, pues nos pusimos con Billy delante y fuimos hablando con el y aprendiendo cosas interesantes. Vimos a Fungie también, pero debía de estar tímido pues no saltaba mucho jeje. Muy emocionante todo, se nos hizo la vuelta muy amena y nos hizo otro día espectacular para volver.

Llegamos a Dingle, y nos quedamos las últimas en salir del ferry. Quería hacerme una foto con Billy para publicarla en el blog. De hecho se lo dije y le pareció fenomenal. Encontrarte con gente así de maja en tu viaje a Irlanda…. es lo mejor. Este año nos llevamos un bonito recuerdo que estoy segura, jamás olvidaremos.

edf

Bye Bye Blasket…. see you soon!!!!

 

Irlanda 2018. Cuarto día, 3ª parte

Y ya llega la hora de irse a dormir, pero antes, contaros que en la casa no estamos solas. En la habitación de al lado está viviendo una señora, que según nos ha dicho llevaba ya unos días y se va el domingo. En cuanto la saludamos, enseguida conectamos con ella. Se llama Andrea y es alemana y nos dijo que está enamorada de ese lugar, y que de vez en cuando viene a pasar unos días allí. De hecho, había visto un vuelo barato de Alemania a Irlanda y no se lo pensó dos veces. Al día siguiente, nos enteramos del por qué de esa relación de Andrea con la isla y os aseguro que fue realmente emocionante. Más adelante os contaré.

Después de cenar, nos fuimos a uno de los saloncitos de la casa, ya que Andrea estaba leyendo en el otro salón que da a la entrada principal, y no queríamos molestarla.  A la casa podías entrar desde la parte trasera que da justo a los baños, o desde la entrada principal desde la que puedes ver el mar. Es una maravilla poder tener esas vistas, yo me enamoré de la puerta principal, de la cual podías dejar cerrada la parte baja, y abrir de par en par la parte alta, y poder contemplar lo que tenías delante, un paisaje increible. A parte de las vistas, la tranquilidad, y no me cansaré de decirlo, se respiraba una paz…

edf

A parte de estos dos salones que os he comentado, decorados en estilo muy rústico, estaba también la cocina, en un rincón del salón principal, de la que nos explicaron cómo dar el gas por si queríamos cocinar. En este mismo salón, al fondo se encontraba  una escalera de madera por la que se accedía a las habitaciones. La de Andrea que es individual, y la nuestra con una cama doble y dos camitas individuales. Y por todas las paredes imágenes en blanco y negro de los habitantes de la isla. De nuevo mucha historia a nuestro alrededor, además de que la casa en la que estamos perteneció a Diarmaid “Jerry” Ó Sé. Os dejo un breve fragmento de su biografía a continuación. Sacado de unos textos que también estaban enmarcados en las estancias de la casa.

Diarmaid “Jerry” Ó Sé

Nació en 1861. A principios de 1885, Jerry se casó con Máire Ni Ghuithin, cuñada de Peig Sayers. Tuvieron dos hijos, Nelly Jerry y Thomas. Cuando la Junta del Distrito construyó las nuevas casas en Slinneán Bán, Jerry y su familia se mudaron a la más meridional de las casas, y Peatsaí Flint y su esposa Peig Sayers se mudaron a la casa contigua. Jerry murió a principios de enero de 1932, cuando tenía setenta años de edad. Sobrevivió a su esposa Máire por unos treinta años al menos.

En el texto se ha mencionado a Peig Sayers, otra habitante de la isla de la cual también os voy a dejar a continuación un breve fragmento de su biografía. Las dos casas, la de Diarmaid y la de Peig Sayers, eran contiguas, y actualmente es donde se puede quedar a dormir ofertado por la empresa Great Blasket Islands.

IMG_6094

La primera casa con puerta azul perteneció a Diarmaid y la que está a continuación a Peig Sayers

Peig Sayers

Nació en la ciudad de Vicarstown, Dunquin, Condado de Kerry, la hija más joven de la familia. Se llamaba Peig por su madre, Margaret “Peig” Brosnan, de Castleisland. Su padre, Tomás Sayers, era un narrador de renombre que transmitió muchos de sus cuentos a Peig. A la edad de 12 años, la sacaron de la escuela y se fue a trabajar como sirvienta de la familia Curran en el pueblo cercano de Dingle, donde dijo que fue bien tratada. Pasó dos años allí antes de regresar a casa debido a una enfermedad.

Pasó los siguientes años como empleada doméstica para miembros de la creciente clase media producida por la Guerra de la Tierra. Ella había esperado reunirse con su mejor amigo, Cáit Boland, en América, pero Cáit escribió que había tenido un accidente y no podía enviar el coste de la tarifa. Peig se mudó a la Gran Isla Blasket después de casarse con Pádraig Ó Guithín (Patrick Guiheen), pescador y nativo de la isla, el 13 de febrero de 1892. Ella y Pádraig tuvieron once hijos, de los cuales seis sobrevivieron.

El erudito noruego Carl Marstrander, que visitó la isla en 1907, instó a Robin Flower, del Museo Británico, a visitar las Blaskets. Flower estaba muy agradecida por las historias y cuentos de Peig Sayers. Los grabó y los usó para el mundo académico.

En la década de 1930, una maestra de Dublín, Máire Ní Chinnéide, que visitaba regularmente las Blaskets, instó a Peig a contarle la historia de su vida a su hijo Micheál. Peig era analfabeta en la lengua irlandesa, aunque recibió su educación temprana a través del inglés. Ella dictó su biografía a Micheál. Luego envió las páginas del manuscrito a Máire Ní Chinnéide en Dublín, quien las editó para su publicación. Fue publicado en 1936.
Durante varios años desde 1938, dictó 350 leyendas antiguas, historias de fantasmas, historias populares e historias religiosas a Seosamh Ó Dálaigh de la Comisión de Folklore Irlandés.
Peig continuó viviendo en la isla hasta 1942, cuando dejó la Isla y regresó a su lugar natal, Dunquin. Fue trasladada a un hospital en Dingle, Condado de Kerry, donde murió en 1958. Está enterrada en el cementerio Dún Chaoin, Corca Dhuibhne, Irlanda. Sus hijos sobrevivientes, a excepción de su hijo Micheál, emigraron a los Estados Unidos y viven con sus descendientes en Springfield, Massachusetts. 

Y ahora si, nos vamos a dormir. Ya está oscureciendo ahí fuera, y dentro como solo tenemos para encender velas, o nuestras linternas, pues ya decidimos que mejor irnos a la cama. Total, a las 5 y pico de la mañana ya es de día jaja. Nos despedimos de Andrea y subimos a nuestra habitación. Enseguida nos dormimos mientras van pasando por nuestras cabezas imágenes del día que hemos vivido en la isla. Y con una sonrisa en la boca, cogemos un sueño reparador y profundo.

A eso de las 6 de la mañana, me despierto y bajo un momentito al baño. De camino, me apetece abrir la parte de arriba de la puerta de entrada, y oh! qué regalo más maravilloso. No sé cuánto tiempo estuve ahí con la mirada perdida entre esas increíbles vistas que tenía delante, perdí completamente la noción del tiempo. Hacía fresquito, pero casi lo agradecía. El ferry de Billy se veía ahí al fondo, y es que la tarde anterior vino su familia a pasar también la noche después de dejar a los turistas en Dingle.

En fin, me volví a la cama. Aún quedaba un ratito más para dormir. El desayuno nos lo servirán a las 9, así que pusimos la alarma a las 8 para prepararnos y demás. Hoy tendremos que volver a Dingle, lo que no sabemos es a qué hora. O bien cuando venga Billy con los turistas que haya recogido a las 11 y cuando llegue se nos lleve de vuelta. O quizás a las 16:30 cuando los turistas se vuelvan a Dingle también. Ya nos dirán. Nosotras de momento sabemos que tenemos todavía mucho tiempo para estar en la isla, y que lo vamos a aprovechar al máximo.

Os contaré más!!!

 

Baltimore, Dingle, Waterford y Dublín. Día 1. 2017

Hola a todos, otro año más, desde tierras irlandesas!!!

IMG_20170702_112542[1]

Hoy ha comenzado mi viaje a Irlanda 2017. Y bien temprano, porque a las 2:30 de la mañana me ha sonado el despertador. Tenía que levantarme tan pronto pues el autobús a Barcelona me salía a las 3:35. El vuelo a Cork desde Barcelona era a las 10:25 y como hay que estar con tiempo, pues calcular…. no me ha quedado otra. Pero no pasa nada, he estado durmiendo toooooooodo el trayecto.

Este año tengo pensado empezar por Baltimore. Para ello, he cogido un vuelo, esta vez con Aerlingus, desde Barcelona directo a Cork. ¿Y por qué Cork?. Está cerquita de Baltimore, y para poder trasladarme hasta allí, he tenido que hacer una noche, pues hasta el lunes por la mañana no salen los autobuses a Baltimore. Y aquí estoy, escribiendo esta entrada desde la misma habitación en la que me hospedé el año pasado. Parece que no ha pasado el tiempo, vuelvo a estar aquí…… El B&B se llama Lisadell House en la calle Western Road, incluye desayuno, y puedes elegir irish breakfast. Y como he llegado prontito, me he bajado por la tarde al centro de la ciudad a dar una vuelta y a comprar algo de cena y fruta.

IMG_20170702_145551[1]

Como he comentado antes, era mi primera vez con Aerlingus y la verdad que fenomenal. El trayecto se me ha hecho muy llevadero, además de que justo a mi lado se había sentado una chica de unos 13 años, que casualmente era de Zaragoza también, y nos hemos puesto a charlar bien a gusto. Ella iba con un grupo de chavales, y van a pasar un mes en  Cork estudiando inglés. Genial!!!

Una vez que he llegado a Cork, he ido a esperar al autobús 226 que es el que te lleva al centro de la ciudad. Los domingos la frecuencia es de casi una hora. Entre semana van mejor (por lo que he leído). Así que he tenido que esperar unos 40 minutos más o menos pero bueno, he aprovechado para sacar mi bocata que ya hacía muchas horas que me había levantado y tan sólo me había tomado un café con leche.

El autobús 226 me ha dejado en Parnell Place Bus Station , y de allí he ido andando hasta la calle principal, Saint Patrick Street, en donde me acordaba que el año pasado cogía el 208 para llegar hasta el B&B. Por que iba con maleta sino, voy andando. Así que eso, me he cogido el 208, con mi maletica y mi mochilica y el billete vale 2,20€, hasta ahí todo bien. Los conductores de Cork si que dan cambio, al contario que en Dublín que hay que dar el dinero exacto. Así que ni corta ni perezosa le he sacado un billetico de 20€ al señor conductor, y me dice: No tengo cambios. Y claro, yo le he dicho: ah, pues tengo que bajarme no? cambio y me subo al siguiente. Y me dice: no no, sube, tranquila, ya cambiarás, no te preocupes. Y si… he subido gratis…. tal cual… Yo pensaba que quizás no le había entendido bien, pero si si, me ha dejado pasar jajajajajaja. Anécdotas…… Los irlandeses son así. Algo que no se me pasa por la cabeza, pero ni pensarlo, que pudiera ocurrir en mi ciudad, por ejemplo. ¿A qué no? Pues aquí si.

Así que tan sólo me he dado un vuelta por el centro de la ciudad, dando un paseo desde el B&B ida y vuelta (unos 6 km), y ya me he venido a descansar, porque ya voy notando el bajón. Normal.. llevo buen tute hoy.

Mañana, destino Baltimore!!! Qué ganas.

See you!

Cork, Galway y Dublín 2016 Día 3

Hola a todos!

7:15 hora de levantarse. Hoy toca tour organizado y tengo que estar a las 9:15 en el centro de Cork, así que arriba!!!. Bajo y… ¿qué toca hoy? ¿recordáis? Siiiiiiiiiiiiiiiiiii IRISH BREAKFAST!!! Lo primero que me ha dicho el dueño del B&B: “¿quieres hoy irish breakfast? tienes que probarlo, da mucha energía y fuerza para afrontar el día”. Como le voy a decir que no…….

IMG_20160618_075250

Una vez que me he recuperado de las delicias del irish breakfast me doy cuenta de que me tengo que ir rápido, así que me cojo la mochila, la cámara y demás enseres necesarios y me cojo el bus 208 por su puesto. Llego a las 9:15 como un clavo y me explican donde está el bus en el que me tengo que subir para hacer el tour. Hoy voy a ver El círculo megalítico de Drombeg, la Abadía de Timoleague, Kinsale y el Charles Fort. Un tour con el que estaremos de vuelta a las 17h, así que yo creo que aprovecharemos bien en cada sitio.

Me subo a un microbus, vamos sólo 11 personas, y el conductor, Wally se presenta y nos pregunta a cada uno de donde somos. He de decir una cosa, tanto este tour como el de mañana, son íntegramente en inglés…. vamos campeona!!! jajaja.

Vamos directos al Círculo Megalítico de Drombeg (también denominado El altar del Druida) está localizado en el oeste de Rosscarbery cerquita de Glandore, en el condado de Cork. Es un círculo compuesto por diecisiete piedras o menhires con nueve metros de diámetro con una datación de aproximadamente el año 150 a.C. El círculo posee un par de piedras de dos metros puestas de forma horizontal en dirección sur-oeste orientado de tal forma que en el solsticio de invierno los rayos del sol dan el altar.

IMG_1976

El yacimiento fue excavado y restaurado en 1958. Durante estos trabajos se encontró una vasija en el centro del círculo que contenía los restos incinerados de un joven adolescente. Estudios de muestras del yacimiento con carbono indican actividad en el lugar entre el 945 – 830 a.C. Junto a éste círculo se encuentran los restos de una vivienda y un fogón hundido de la Edad de Hierro, que casi nadie se acerca a visitar y contemplar, pero también igual de interesantes. He de decir que es un sitio con una magia especial y recomiendo su visita. No lo veáis como unas simples piedras, son algo más.

IMG_1991

Después de media horita que tuvimos para estar en este lugar, nos vamos a la Abadía de Timoleague, otro lugar con un encanto especial que me ha dejado impresionada.

La Abadía de Timoleague (en irlandés Tigh Molaige) está situada enTimoleague y seguimos en el condado de Cork. Esta abadía fue fundada por los franciscanos en 1240 donde antes se encontrara un monasterio fundado por San Molaga en el siglo VI. Lo que queda, es lo que se mantuvo en pie después de que fuera saqueada por las tropas inglesas en 1612, destruyendo vidrieras y muchos elementos arquitectónicos. Es una pena encontrarla así, pero como ya he comentado, es otro de esos lugares con una magia especial cuando paseas por todas las estancias y vuelves siglos atrás…. impresionante.

Dejamos la Abadía y nos dirijimos a Kinsale, el pueblo de las casitas de colores jeje.

Kinsale (Cionn tSáile, en irlandés) es una ciudad en la costa del sur del condado de Cork. Localizada a unos 25 km al sur de la ciudad de Cork, en la desembocadura del río Bandon. Había visto muchas fotos de esta ciudad, pero sobre todo de un rincón muy especial. Me he puesto a buscarlo por aquí y por allá, y preguntando … lo he encontrado!. Me encanta este lugar.

IMG_2062

Aquí hemos tenido tiempo para comer, así que en ese banco rojo donde me veis en la foto he abierto mi sandwich y tranquilamente me lo he comido. Después he dado un paseo y he llegado hasta el puerto.

A las 14:50 el bus nos viene a buscar, ya que a las 15:00 empieza una visita guiada al lugar al que nos dirijimos ahora: Charles Fort, un ejemplo clásico de una fortaleza en forma de estrella de finales del siglo XVII. Es una de las mayores instalaciones militares en el país y Charles Fort se ha asociado con algunos eventos bien conocidos en la historia de Irlanda . Desde el Fuerte también se puede disfrutar de espectaculares vistas panorámicas del puerto de Kinsale y la costa oeste de Cork .

La visita guiada duró 45 minutos y el señor que la explicó lo hizo de maravilla. Dimos una vuelta completa por todo el edificio y fue explicando cada lugar y su historia. Todo en inglés también, claro. No lo pillé todo, pero algo es algo jaja.

 

Cualquier información que necesitéis de horarios, precios etc no dudéis en consultarme.

Una vez acabada la visita guiada ya nos volvimos a Cork. Ha sido un día estupendo y me quedo con preciosas instantáneas en mi mente. Lugares para mi desconocidos hasta hoy, que me hacen descubrir más y más de mi querida Irlanda.

Y mañana más!!

Cork, Galway y Dublín 2016 Segundo día.

Hola a todos!!

Segundo día en Cork. Me levanto prontito pues hoy quiero visitar Cobh (en irlandés An Cóbh) una ciudad portuaria situada en la costa sur de Irlanda, en el condado de Cork. El despertador ha sonado a las 7:30, preparo la mochila y bajo a desayunar. Cuando abro la puerta me viene un olorcito a bacon de morirse…. desayuno irlandés!!!. Bueno, yo bajo a ver qué pasa. Me siento en una de las mesas y me pregunta si quiero café o té, y que si quiero irish breakfast. La verdad es que he visto que había cereales, tostadas recién hechas, pan de soda, mantequilla, zumo, bizcocho y demás, y le he dicho que no, que hoy spanish breakfast, maybe tomorrow…. Tengo que reconocer que me he quedado con las ganas. Pero bueno, si eso mañana le diré que sí. No obstante, he desayunado fenomenal.

IMG_20160617_083829

El pan de soda me vuelve loca…. Bueno, pues después de desayunar, subo a la habitación me marcho hacía la estación. Cojo mi bus 208, que ya tengo hasta aplicación y todo, y salgo justo para cogerlo. Son las 9 y el conductor va cantando, me saludo con un buenos días con el que me contagia felicidad absoluta. Qué majos son, por favorrrrrrrrrrrrrr.

Una vez en el centro, bajo y me voy andando hasta la estación: Kent Station. Llego sin problemas y miro los horarios a Cobh. El siguiente tren es a las 10:30 así que me toca esperar un poquito pero se pasa enseguida. Llega la hora y pasamos el control del billete. Ojo con ésto, no perdáis el billete porque hay que usarlo para pasar al ir y al volver, ok?.

En menos de media hora se llega a Cobh, y nada más salir de la estación hay que ir hacia la derecha (tuve que preguntar porque no tenía ni idea hacia donde tirar jajaja). Se llega al Heritage Visitor Center donde se puede comer, comprar un recuerdo,  hay baños y wifi. Entré a cotillear y  vi que había algún sitio chulo para comer así que lo apunto para más tarde.

En el centro de visitantes cojo también un plano de la ciudad, y comienzo la visita. Me dirijo hacia la Catedral de San Colman. Dominando Cobh, la catedral representa las tradiciones de los trece siglos de la Diócesis de Cloyne. Construida en forma de cruz latina, su exterior es de granito de Dalkey con adornos de piedra caliza de Mallow. La Catedral está dedicada a San Colman patrón de la Diócesis de Cloyne. Su fiesta se celebra el 24 de noviembre. El estilo es gótico francés y los arquitectos fueron Pugin el Menor, Asblin y Coleman. La construcción se prolongó durante cuarenta y siete años de 1868 a 1915. La gente de Cobh contribuyó con dinero y el resto provino de la diócesis, de América del Norte y de Australia. En 1915 se terminó la aguja. El célebre carrillón y el reloj fueron instalados en 1916. El carrillón, el más grande de Irlanda contaba con 42 campanas, pero se añadieron 5 más en 1958 y dos más en 1998. Su interior es espectacular, e invita a sentarse y disfrutar.

 

IMG_1927IMG_1937

Anécdota de la Catedral. Estuve dos veces, la primera estaban en un funeral, y la segunda estaban preparando una boda. Vamos, que me encontré de todo jajaja.

Os quiero mostrar una escultura que me llamó mucho la atención en la ciudad de Cobh. La escultura de Annie Moore.

Annie Moore, procedente del Condado de Cork (Irlanda) fue la primera persona registrada en el Centro de inmigración de Ellis Island. Ocurrió el 1 de enero de 1892, fecha en la que se inauguró en Ellis Island la instalación por la que debían pasar, a partir de ese momento, todos los inmigrantes que llegasen a Nueva York.

Annie viajaba con sus dos hermanos menores, Philip y Anthony, a bordo del Nevada. Los tres viajaban a Nueva York para reunirse con sus padres, Matthew y Julia Moore y su hermano mayor, que habían emigrado a América dos años antes. Y esta historia está perfectamente representada en la escultura que os comento y que podéis ver a continuación.

IMG_1964

Después de unos paseos por aquí y por allá, he terminado comiendo en el heritage tal y como he comentado al principio: un pastel de marisco buenísimo. Aquí se come bien, sí señor.

Me he cogido a las 15:30 el tren de vuelta, y a las 16horas ya estoy en Cork. Como hoy si que está todo abierto porque es pronto, he entrado a visitar el English Market que ya había visto hacía dos años, pero quería comprar fruta y hoy era la ocasión. He encontrado un puesto con buena fruta, y además la chicas que atendían eran españolas, así que me he cogido unos plátanos y unas manzanas y listo. Después he ido a comprar algo para cenar en el Spar de rigor y como ya notaba algo de cansancio, y además se me puso dolor de cabeza, me marcho para el hotel, a organizar toda la información recogida, darme una ducha y escribir en el blog. Mañana tengo excursión organizada, así que a descansar y a soñar con el irish breakfast jajajaja.

Mañana más!!

Cork, Galway y Dublín 2016 Primer día

 

Hola a todos!

De vuelta en Irlanda, en la Isla Esmeralda. Comienza una aventura por tres de las ciudades más importantes y sus alrededores.

Hoy el despertador ha sonado muy pronto, a las 2:15 de la mañana. Tenía que coger un autobús al aeropuerto de Madrid, y el vuelo a Dublín salía a las 10:35 por lo que tuve que cogerme el autobús de las 3:20 desde Zaragoza a Madrid. Qué sueño!!!

Mi destino de hoy es Cork, y como los vuelos directos a Cork desde Barcelona salían un poco caros, elegí al final volar a Dublín y allí coger un autobús a Cork. Y así fue. Una vez en el aeropuerto y de cambiar de Terminal, facturé la maleta y pasé el control más rápido que nunca. Me tomé un café tranquilamente y me fui a la puerta B30 que es donde tenía que esperar a que llamaran para el vuelo. La gente empezó a hacer fila, pues ya se acercaba la hora de embarque 9:55 pero yo como me cogí el billete con prioridad de embarque, fui tranquila. Había un montón de chavales que iban a un viaje de estudios y que casualidad, eran de Zaragoza. Se sentaron a mi lado dos chicos y me contaron qué iban a hacer durante la semana que iban a estar en Dublín. Yo les conté que les encantaría, que es una ciudad preciosa… qué les iba a decir verdad? con lo que me gusta Dublín jaja.

IMG_20160616_113048

El vuelo fue tranquilo (me dormí en varias ocasiones) y la verdad se me hizo corto. Llegamos y fui volando a coger mi maleta. Tenía a la 13:30 el billete para coger el Aircoach a Cork y eran las 12:20. Salí fuera del aeropuerto, ya con mi maleta (fue todo rapidísimo) y fui a ver dónde estaban las paradas de los Aircoach. Justamente iba a salir el anterior, el de las 12:30. Hablé con el conductor y me dejó subir en éste, así que llegué a Cork una hora antes de lo previsto. Genial!. El viaje también fue tranquilo (me dormí), pero mis piernas ya estaban destrozadas: autobús de Zaragoza a Madrid (3 horas y 45), vuelo de Madrid a Dublín (2 horas 45), autobús de Dublín a Cork (3 horas y media)… lo entendéis, verdad?.

En el trayecto de Dublín a Cork hubo una anécdota con el conductor. De repente cogió el micrófono y dijo: perdonar unos minutos pero necesito ir al baño. Voy a parar aquí en el arcén y enseguida nos vamos. Si, el autobús llevaba baño incorporado y fue decirlo y todo el mundo nos echamos a reir. Pasó por el pasillo y él también reía. Fue muy gracioso pero es que los irlandeses son así, felices de la vida jajaja.

Ya en Cork, y ni me lo creía, me fui andando hacia el B&B que tenía contratado. Me marcaba en google 20 minutos andando más o menos, pero con la mochila y la maleta se me hizo eterno.. no llegaba nunca. Ahora sé que hay un autobús que me hubiera dejado en la misma puerta, pero bueno, andar es bueno. Llegué al B&B y me atendió el dueño, un señor muy agradable y simpático que se desvive por sus customers. Me contó que había estado en Zaragoza y me preguntó: por ahí pasa el Ebro verdad?. Me dejó sorprendida, qué majo!. Me llevó a mi habitación, súper bonita, con una cama de 1,35, un armario, y ducha. El baño lo tengo fuera, pero es sólo para mi. Las demás habitaciones son más grandes  y tienen el baño dentro. Vamos, que para mi suficiente, yo encantada.

 

El B&B se llama Lisadell en la calle Western Road. Lo recomiento 100%, un trato familiar, tranquilo, desayuno incluido (irlandés si quieres) que no le falta de nada: café o té, cereales, fruta, zumo, tostadas, pan de soda, mantequilla, mermelada, bizcochos….

Saqué de la maleta la ropa para colgarla, y le pregunté al dueño si había autobús para bajar al centro (porque otra vez todo ese cacho con lo cansada que estaba no lo hago), y me dijo de coger el 208. Aviso, en Cork los conductores SI dan cambio, no como en Dublín que tienes que echar el dinero justo. Eso sí, sube uno a uno, si tienes dudas ahí está parado esperando a contestarte todas tus dudas, y nadie, repito nadie, se altera por ello. Así son los irlandeses. Me imagino esta misma situación en Zaragoza y ya alguien hubiera protestado, seguro. Me encanta esta gente.

Bajé al centro a dar una vuelta pero era tarde, y estaba todo cerrado. Bueno, con “era tarde” me refiero que eran las 6 de la tarde, y sí, todo estaba cerrado…. aún así me di una vuelta, me compré una ensalada y sandwich para cenar y me volví al hotel. Duchita y después de leer un ratito me entró un sueño que para qué y me fui a dormir. Era pronto, las 10 de la noche pero necesitaba descansar, así que cerré cortinas y todo lo que pude porque ya conocemos el problema con la luz y a dormir. Eso sí,  a las 5 de la mañana vaya lucero!!! jajaja.

Mañana más!!