Comienza de nuevo la aventura 2014. Primer día en Dublín

19 de julio, comienzan mis diez días en Dublín. Sí, otra vez por aquí!!!

7:20h de la mañana, me suena el despertador, tengo que coger un autobús a Madrid a las 8:50, que me dejará directa en la T4. Después de unos problemillas con unas maletas de una familia, que llevaban como 3 equipajes cada uno, consigo meter la mía en un espacio chiquitín que han dejado…. madre mía…

Llego a Madrid, y me cojo el bus a la T1 que es desde sale mi avión. Busco el mostrador de facturación de mi vuelo, y después de una kilometrada llego, facturo, 15kg!!! yuhuuuu…. lo que pasa que este año facturé 20 kg por si las moscas, que el año pasado fui muy “justica”, así que si traigo algún souvenir pues me queda espacio jaja.

A continuación, a pasar por el escáner. Me meto ya porque sino luego habrá mucho jaleo. Digo que me meto ya porque voy con casi tres horas de tiempo… Así que paso sin “pitar” menos mal, porque el de seguridad tenía una cara de pocos amigos… y ya busco la puerta de embarque: la A4 también llamada “folio” jajajaja. Llego hasta la A4 y una vez localizado el mostrador, ya me siento a comerme algo, que con tanta caminata por el aeropuerto me ha entrado hambre. Me como un sándwich vegetal y una botella de agua. Y me pongo a hacer crucigramas porque tengo para rato….

Las puertas las abrían a las 15:51, así que sobre las 15:00h me iré a los asientos más cerquita para ponerme en la fila. Tengo embarque prioritario, la que vale vale….jajaja así que hasta que no digan algo, no sé donde me tendré que colocar. La gente se levanta y se pone ya en la fila, yo sigo esperando, hasta que dicen: aquí, en la izquierda las personas que lleven embarque prioritario. Ahí que voy!!! toda chula yo!!!. Nos miran los billetes y ale, para adentro. Tengo mi asiento, el 28A, el mismo para la ida que para la vuelta, y ventanilla of course!!. Aunque, no sé cómo me gusta ponerme en ventanilla, porque lo de despegar y aterrizar no lo llevo nada bien… y claro… lo veo todooooo!!! Bueno, pero luego disfruto de las maravillosas vistas de las nubes y de los paisajes desde el aire…… pues eso, que me gusta ir en ventanilla.

Llego a aeropuerto de Dublín, y otra “kilometrada” hasta llegar a recoger mi maleta. Menudo paseo, se me hace eterno. Maleta recuperada, menos mal (si recordáis el año pasado en el viaje de vuelta, más de dos horas de espera para que salieran las maletas…en Madrid).

Y ya, pues tengo dos opciones: coger el 16 hasta el Pub The Yelow House, que es una referencia importante por lo visto, y allí llamar a Mary, la mamá de mi familia de acogida, y allí me recoge. Y la otra opción es coger el 16 hasta el centro de la ciudad, y allí en la calle Nassau coger el 15b que me deja en Ann Devlin Park, cerca de la casa de mi familia. (toma esa!!, a la aventura!!).

¿Vosotros qué hubierais hecho? la primera opción quizás, la más normal pues vas a un barrio que no conoces, no? y claro, no vaya a ser que te pierdas el primer día y la lías parda. Pues no, yo he elegido la segunda opción. Me he bajado cerca del Trinity college y allí he preguntado a una amable señora por la calle Nassau, y tan amable ha sido que me ha acompañado hasta la parada!!! qué mujer más majaaaaaaa. Así que una vez en la parada del 15b (quedaros con este dato, porque éste va a ser mi autobús este año), he esperado 10 minutillos y ya ha venido. Le he preguntado al conductor por la calle en la que me tenía que bajar, y me ha dicho que me avisaría. Cuando ha pasado media hora, me he vuelto a levantar, no cosa fuera  a ser que se hubiera olvidado, pero no, es que aún no habíamos llegado jiji. Así que de repente me dice gritando la calle, y yo, ni corta ni perezosa, agarro maleta en mano y mochila, y voy hacia la puerta. Le digo un gracias con una sonrisa de oreja a oreja pues me vienen a la cabeza ciertos conductores… y me bajo. Cojo mi planito, y llego sin problema a la casa.

Llamo al timbre, y aparece Mary diciéndome que ya estaba preocupada, que por qué no le he llamado. Y le digo en mi inglés indio, que he sido valiente y me he cogido el 15b, a lo cual me contesta: ohhhhhhhhhhhhhhh myyyyyyyyyyy goddddd!!!. Si es que……. eso si, estoy agotada.

Como son las 20:30h (recordad que me he levantado a las 7:20h), me dice que ella ya ha cenado que si quiero una pizza. Y se va a buscar una pizza, mientras yo me doy una ducha y me recojo mis cosas. Después de cenar, nos tomamos un té con chocolatinas uhmmmmmmmmmmmm.

Y eso es todo!! ese ha sido mi primer día en Dublín. Estoy en una casa bonita, en un barrio suuuuuuuuper tranquilo. La mujer vive con su hija, pero ahora la niña está de vacaciones, así que estoy solita con ella pues está divorciada. Me ha dicho que me interesa hablar mucho en inglés, y que hablaremos mucho. Y bueno…. como no…. tengo en mi habitación una ventana enorme, pero enorme enorme enorme, y qué pasa? pues que no tienen persianas, así que tengo una cortina que enfin.. no sé cuánta luz me entrará por la mañana…. jajaja si es que……..

Hasta mañana!!!!

 

Anuncios

De vuelta…..

Llegó el día…. Al final he dormido más o menos bien, principalmente porque me acosté cansada, menos mal.

Me levanto a las 6:00h cierro maleta y mochila, y bajo a desayunar. Caroline me va a llevar al aeropuerto, y me dijo que saldríamos a las 7:00h. Desayuno tranquilamente, mientras ya voy añorando ciertas cosas. Meli me mira tristona, o por qué la he despertado, o porque sabe que me voy. Termino de desayunar. Echo un último vistazo a la terraza, hace buen día, y me despido de Meli.

Subo a la habitación a coger mis cosas, y me encuentro a Caroline que me dice que se toma un té y nos vamos. Cojo la mochila y la maleta, y también empiezo a añorar mi cuarto…. Ya son las 7:00h, nos vamos. Al aeropuerto más o menos hay una media hora desde la casa, y a las 7:30h ya estamos allí. Caroline me ayuda a sacar mi equipaje, y me despido de ella. Me caen unas lagrimillas, pero como llevo las gafas de sol, ella no se da cuenta. Le digo un “thanks for all” con la voz quebrada, y le digo que a la noche le escribiré al Facebook para que sepan que he llegado bien. Nos damos dos besos y me meto dentro del aeropuerto. Me seco las lágrimas y ya…. Comienza mi aventura de vuelta.

Voy a la fila de facturación, y luego a la fila de pasar el control, y luego a la fila del baño, y por último, cuando ya por fin anuncian la “gate” de mi avión, me voy a la fila de Embarque. He llegado con dos horas de tiempo, y casi hago justo con tanta fila. Por cierto la maleta me volvió a pesar 15,5kg…. No me dijeron nada.

Ryanair

Ryanair

A las 8:50 abren la puerta para embarcar, y a las 9:20 salimos puntuales. Un viaje tranquilo, y de charla con dos chicas de Canarias que tenía al lado.

Volando

Volando

Llegamos a Madrid con 25 minutos de antelación, ¡bien!, aunque…. no cantemos Victoria, ya que a la 13:10h nos encontrábamos todos los pasajeros esperando en la cinta a que saliera nuestra maleta, y eran las 14:00h, y nuestras maletas brillaban por su ausencia. Supongo que recordaréis en el post en el que hablaba del viaje de ida, que no me gusta mucho lo de esperar a que salga mi maleta, pues siempre pienso que me la han extravíado o vete tú a saber. Pues no contenta con eso…., eran las 14:30h y aún no habían salido los equipajes. La gente ya estaba desesperada, y yo, of course. Esque… desde la 13:10h…. Bueno, al final, a las 14:45h aparecen nuestras maletas ¡menos mal! Y nos dicen que ha había un problema en no sé que, que se había roto no se cuantos….. Enfin…. Para mis nervios ¿sabes?.

Maleta recuperada, me voy a comer algo, y paso de la T1 a la T4 en un bus gratuito que te acerca y que pasa cada pocos minutos. Mi autobús a Zaragoza no sale hasta las 16:45h, pero bajo a la estación por si pudiera subirme en uno anterior, que pasaba a las 15:45h. El conductor me dice que no, porque el precio del billete era diferente, así que tendré que esperar una horita. Me compro un cuadernillo de crucigramas para matar el rato, y a esperar.

Cojo el bus, y ya sólo me quedan 3 horitas y media más o menos para pisar Zaragoza. El viaje también es muy tranquilo y se pasa enseguida. A las 20:40h llego a la Estación Delicias, y me están esperando mis padres y mi hermana. Nos vamos a casa, y empiezo a desembalar el equipaje. Les doy los souvenirs que he cogido para ellos y nos reimos un rato contando alguna anécdota. Pero mañana más…. Que hoy, entre despedidas, nostalgias, añoramientos varios, y que hoy no voy a dormir en mi cuarto de Dublín….ya tengo bastante. Mañana, aterrizaré del todo, y empezaré a asimilar todo lo vivido.

Hoy es martes día 25 de junio de 2013. Quedan diez días atrás para el recuerdo.