El tiempo en Irlanda

Hola a todos!

El tiempo en Irlanda. Ya sé que no es un tema divertido, o corriente. Ya sé que para nosotros es un tema de “ascensor”: “qué tal buenos días, vaya fresco hace hoy, ¿verdad?”. Sí, lo sé. Pero en Irlanda es totalmente diferente. Si conoces a un irlandés, y piensas qué tema puedes sacar, que le guste y le apasione, háblale del tiempo y tienes conversación para horas. De verdad, ¿eh?. Les encanta, les emociona, te cuentan un montón de cosas.

IMG_1426

Un día soleado en La Calzada del Gigante

IMG_4605

Un día lluvioso en La Calzada del Gigante

Y es que en Irlanda el tiempo te puede cambiar en cinco minutos. Sales de casa con un solazo, pero ojo, no te vendrá mal llevarte el paraguas en el bolso o mochila, porque en media hora te puede caer el chaparrón del siglo. Raro es el día que no llueva un poco. Los hay, pero pocos. De echo este verano, los primeros días de Julio fueron realmente calurosos, bueno, unos 25 grados, pero para un irlandés eso ya es una ola de calor en toda regla, y principios de sequía. Insisto, no es broma, lo viví en persona. Yo les decía: no se que haríais en España, ahora mismo hay como unos 40 graditos de nada….

Tengo un par de dichos acerca del tiempo que escuché este verano en Dubín: “Si no te gusta el tiempo que hace, espera 5 minutos, que puede ser peor”  o el de “Cuatro estaciones un un sólo día”. 

Pero es la belleza de Irlanda, es la razón por la que todo es tan maravilloso, tan verde, esos paisajes que te cortan la respiración, todo. Sus gentes están acostumbradas a estos cambios, salen a la calle con su chubasquero. Si ves a alguien con paraguas es un turista. Se divierten, son felices, y esa felicidad te la transmiten. Al mismo tiempo son personas muy cercanas, amables, enseguida te ayudan si tienes algún problema e intentan hacerse entender y entenderte de cualquier forma.

Así es Irlanda, un país que “engancha”, un país que enamora, mi segunda casa.

Hasta pronto!!

Anuncios

Una nueva aventura está a punto de comenzar..

Hola a todos!!

Hace mucho tiempo que no escribo nada, y es que he estado preparando mi nueva aventura por Irlanda. A partir de ahora escribiré más a menudo contando mi día a día en la Isla Esmeralda, pero esta vez van a ser 2 meses!!

Me espera Molly, Trinity, Belfast, Galway, Los Acantilados de Moher, La Calzada del Gigante, Howth, Malahide y muchos lugares más…. ¿Y por qué me esperan todos estos sitios, paisajes, esculturas o edificios? Os lo iré avanzando en próximos post.

De momento contaros que mi Aventura por Irlanda comienza el día 1 de julio…….Quedan 7 días……

Hasta pronto!!

Octavo día en Dublín (2ª parte)

Dejamos Belfast, y nos dirijimos a la Calzada del Gigante (Giant´s Causeway), ¡qué ganas!. El día está nublado y nos llueve de camino.

Se me olvidó comentar en el post anterior algo curioso. Cuando vas por la carretera camino de Belfast, pasas la frontera. Ya os comenté que la parte de Irlanda del Norte pertenece a Inglaterra. Pues no os podéis imaginar cómo está marcada esa frontera, y es que si te vas fijando en la línea del arcén es discontinua, y cuando pasas la frontera se convierte en continua…. Nada más…. No deja de ser curioso, ¿verdad?. Y de repente, la moneda oficial, el euro, pasa a ser la libra, jejeje.

Bueno, a lo que estamos. Llegamos a la Calzada del Gigante, y nuestro guía nos comenta, que para ir a visitarla, puedes o bien coger un autobús que te lleva hasta allí, (1,20€ o 1 libra), o ir caminando. Tan sólo es 1km, así que dos chicas y yo nos vamos andando. De momento hace buen día, pero quien sabe… se puede poner a llover en cualquier momento. El tiempo en Irlanda es así.

Por el camino vamos haciendo fotografías, el paisaje es increíblemente maravilloso.

De camino a la Calzada del Gigante

De camino a la Calzada del Gigante

Y por fin, vemos una parte de la Calzada. Yo me vuelvo loca, no puedo dejar de hacer fotografías, la cámara forma parte de mi brazo, jajaja. Tenía muchas ganas de venir aquí, y ya estoy aquí…. ¡es precioso!.

En la Calzada del Gigante

En la Calzada del Gigante

Ya os comenté la leyenda de este lugar en uno de los primeros post, pero os la voy a recordar, pues a mi me encanta, es preciosa:

“Cuenta la historia que había dos gigantes, uno de Irlanda (Finn) y otro de Staffa (Bennandoner), que se llevaban muy mal y continuamente se tiraban rocas. De tanto tirar rocas se formó un campo de piedras sobre el mar. El gigante escocés decidió pasar el camino de rocas y derrotar a su adversario, pues éste era más fuerte que el otro. La mujer del gigante (Oonagh) irlandés vio cómo venía el gigante escocés, así que decidió vestir a su marido de bebé. Al llegar el escocés y ver que el bebé era tan grande, pensó que su padre sería el triple de grande, así que huyó pisando muy fuerte las rocas, que se hundieron en el mar para que el otro gigante no pudiera llegar a Staffa.”

DSC02740

En la Calzada del Gigante

Pero tan sólo es una leyenda. La historia real de este lugar es que se compone de 40.000 columnas de basalto, originadas por el enfriamiento rápido de la lava de un cráter que ocurrió hace unos 60 millones de años. Casi nada. Tienen formas exagonales perfectas muchas de ellas, y fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1986, y Reserva Natural Nacional en 1987. Se descubrió en 1963, y desde entonces miles y miles de personas pasan por aquí, para admirar este “milagro” de la naturaleza, o para intentar ver al gigante escocés correr asustado hacia su casa….

¿Con qué os quedáis? ¿Con la leyenda o con su historia real?

Formas hexagonales en el basalto, piedra volcánica

Formas hexagonales en el basalto, piedra volcánica

Después de una hora más o menos en la Calzada, haciendo fotos por todos los lados, nos disponemos a volver al lugar donde nos dejó el guía. En este caso cogemos el bus pues se ha puesto a llover con ganas. Una vez en la zona de restaurantes y demás, nos comemos el sándwich, y entramos a cotillear a la tienda de souvenirs. Tengo que comprarme un imán…. Jaja.

A eso de las 4 de la tarde, salimos hacia Dublín, aún nos quedan por delante unas tres horas de camino. Salvador nos dice que haremos dos paradas, una para ver unas ruinas de un castillo, pero desde la carretera, sin acercarnos hasta el, y luego otra en una gasolinera para quienes quieran ir al baño o tomarse algo.

El castillo es el de Antrim, situado sobre un peñasco, que le da un aspecto espectacular. Se encuentra rodeado de altos acantilados y se puede acceder mediante un puente. Mandado construir por el Duque de Ulster, Richard de Burgh en el año 1200. El edificio se encuentra bajo la protección del Departamento de Monumentos Históricos de Irlanda. Pero tan sólo lo vemos desde la carretera, no da tiempo para acercarnos a visitarlo. Queda pendiente.

Castillo de Antrim

Castillo de Antrim

Volvemos a coger el bus, y a esperar a la segunda parada “de confort”. Y a eso de las 19:30 de la tarde, ya estamos en Dublín. Me despido de la gente con la que he viajado, y veo que el autobús 16 (como no), está llegando a la parada, y voy corriendo a cogerlo, pues ya tengo ganas de llegar a casa. Ha sido un viaje largo, pero maravilloso. Vuelvo cansada pero contenta.

Llego a casa a las 8, y evidentemente ya han cenado. Sólo está en casa el hijo, y me pregunta si quiero cenar ya. Le digo que me doy una ducha antes. Y cuando bajo a cenar, me encuentro que me había preparado una pizza jeje. Así que ni corta ni perezosa me como mi cena, y me subo al cuarto a descansar. Mañana ya es domingo… voy descontando horas. Ya me queda poco aquí, y me da pena.

Hasta mañana!!!

Octavo día en Dublín (1ª parte)

Hoy es uno de esos días que llevaba esperando con unas ganas tremendas, y es que me voy de excursión a Belfast y a la Calzada del Gigante. Una excursión organizada, en español, muy importante matizarlo jeje, y con una empresa que se llama IRLANDA EN ESPAÑOL, que por cierto, son geniales. www.irlandaenespanol.com

A las 7:30 tengo que estar en O´Connell Street (madrugón al canto), y para ello me levanto a las 6 de la mañana. Voy mirando en mi aplicación del móvil cuánto va a tardar el autobús, para salir pitando, y veo que aún le quedan 20 minutos. Desayuno tranquila, cojo la mochila y salgo hacia la parada, mi parada de todos los días.

Mi parada del 16

Mi parada del 16

Llego a las 7:15 y no hay nadie…. De repente una chica, española of course, me pregunta si estoy apuntada a la excursión de Belfast. De momento somos dos…. A las 7:25 aparece más gente y al final somos unos 18. Nos viene a buscar un microbús y empezamos el viaje. Durante el trayecto, Salvador, nuestro guía, nos va explicando la historia de Belfast con todo tipo de detalles. Salvador es español, casado con una chica irlandesa y lleva como unos 13 años aquí, según nos dijo.

Dos horas por delante de viaje, y realizamos la primera parada en el Museo del Titanic. Una parada de confort para visitar el baño y la tienda de souvenirs, pues al museo no tenemos tiempo de entrar. De todas formas, nos dice Salvador, que tampoco es que merezca mucho la pena pues no hay nada del Titanic, salvo planos, cómo se hizo, cómo se hundió, pasajeros  y demás, pero no hay ningún resto del barco en cuestión. Eso sí, vemos unas fotos de Leonardo DiCaprio y compañía jeje.

En el Museo del Titanic

En el Museo del Titanic

Después del ratito de confort, nos vamos a Belfast, y entramos en la ciudad conforme nos va explicando Salvador diferentes historias.

Belfast pertenece a Irlanda del Norte, el nombre de uno de los países constituyentes del Reino Unido, al noroeste de Irlanda, y que está formado por 6 condados, siendo Belfast su capital con unos 310.000 habitantes. Hoy en día, su jefa de Estado es la reina Isabel II, pero el jefe de Gobierno es Peter Robinson del Partido Unionista Democrático, que desde mayo de 2007, comparten gobierno con el número dos del Sinn Féin, Martin McGuinness, de ideología republicana e izquierdista.

La mayoría de los católicos, fueron nacionalistas, a favor de pertenecer a la República de Irlanda, al mismo tiempo que la mayoría de los protestantes, estaban a favor de ser parte del Reino Unido. Hoy en día, muchos de los católicos están a favor de la unión con Reino Unido, y es una de las causas de los problemas económicos en la República de Irlanda.

Desde el punto de vista ideológico, el nombre, el tipo de entidad y la bandera de Irlanda del Norte es diferente. Los nacionalistas la llaman “The North of Ireland” y ondean la bandera de Irlanda: verde, blanca y naranja, porque reconocen a Irlanda como su país. Los unionistas la llaman Ulster, Northern Ireland, y utilizan la bandera con los colores de la inglesa, llamada “Ulster Banner”.

Pero nos centramos en Belfast. A pesar de un periodo de relativa paz en la ciudad, la mayoría de los barrios y distritos de Belfast, reflejan la naturaleza divisiva de Irlanda del Norte. Muchas zonas están todavía, a fecha de hoy, segregadas según las características étnicas, políticas o religiosas, sobre todo en los barrios obreros. Estas zonas, ya sea la católica, la protestante, la republicana o la unionista, están marcadas con banderas, graffitis y murales, allá por donde mires. Siempre ha estado presente esta división a lo largo de la historia de la ciudad, pero se ha mantenido o incrementado en cada nuevo estallido de violencia en Belfast. Con deciros que aún está en pie el muro de separación de más de 6 metros de altura, y que no tienen idea futura de tirarlo…. Y que en fechas señaladas de alguna fiesta o celebración lo siguen cerrando para que no haya problemas………. Lo digo todo, ¿no?.

Murales en Belfast

Murales en Belfast

A mi me dio la sensación de una ciudad triste, una ciudad con tensión en el ambiente, una ciudad con un pasado oscuro y que todavía se veía reflejado en las caras de las gentes. Han sufrido mucho con el terrorismo también, y no me dio la sensación de estar en una ciudad segura o tranquila.

En el barrio Unionista

En el barrio Unionista

Después de visitar los diferentes barrios con sus diferentes murales, con temas increíblemente fuertes, desgarradores e impactantes, nos marchamos hacia la Calzada del Gigante ¡¡pero eso os lo contaré en la segunda parte!!!.

¡¡¡Hasta mañana!!!