Blasket Islands y Andrea. Su historia.

The Irish Press, Tuesday, October 23, 1984. 

Hola a todos! Os prometí contaros la historia de Andrea, la mujer alemana que conocimos en la isla. Una historia que nos emocionó mucho, y que no podía faltar en mi blog. Nos pareció una mujer especial, y cuando conocimos su historia, entendimos el por qué nos había parecido tan especial. Se nota en su carácter, en su mirada, en su forma de caminar por la isla. Algo escondía, y cuando nos lo contó quedamos maravilladas con cada una de sus palabras. Este recorte de periódico que me dejó fotografiar, le acompaña siempre en sus viajes a la isla. Lo llevaba dobladito dentro de un libro, y nos lo enseñó con un cariño tremendo. Debajo de la fotografía os dejo la traducción del texto del recorte.

edf

Por primera vez desde que los isleños nativos se marcharon en noviembre de 1953, Great Blasket resuena este invierno con los gritos de un bebé nacido de una pareja que vive en la isla. Son Bernard y Andrea Guyenot, cuya niña nació el fin de semana en Killarney. La pareja se dirigía al Hospital General de Tralee cuando ocurrió el nacimiento.

Se habían desviado a Killarney para visitar a un amigo y la enfermera local Ann Govan asistió al parto cuando el bebé decidió que ya era hora. Después del nacimiento, madre e hija, cuyo nombre es Lisa, ingresaron en el hospital de Tralee. Ayer por la tarde, la familia feliz salió del hospital para comenzar el viaje a casa, a Great Blasket.

Andrea dice: “Queríamos que el bebé naciera en la isla, pero era imposible conseguir que un médico o matrona se quedara, así que llegamos a tierra firme. Pero tan pronto como podamos, volveremos porque, como todos los demás , nos gusta estar en nuestro propio hogar”.

Ex profesores, los Guyenots ya tienen una hija de tres años, Joanna, que nació en el hogar alemán de Andrea. Bernard, nacido en Francia, tiene 25 años, un año mayor que Andrea, y la pareja hizo su primera visita a las Blaskets hace cinco años. “Inmediatamente nos enamoramos del lugar y no tuvimos ninguna duda de que algún día viviríamos aquí”, dice Andrea. La pareja viajó a las islas todos los años desde 1979 y el año pasado completaron la reconstrucción del restaurante y casa de huéspedes que ahora administran en Great Blasket.

Bernard Guyenot está de acuerdo en que “el invierno será difícil a medida que los días sean más cortos y fríos. No hay electricidad, por supuesto, en la isla y, aparte de la madera y el césped, hacemos un uso extensivo del gas. Durante las últimas semanas, hemos estado acumulando un buen suministro de alimentos. Es esencial contar con reservas, ya que el mal tiempo a menudo nos impide llegar a tierra firme durante un largo período de tiempo. Pero estos meses realmente no serán más difíciles para nosotros que para cualquier otra persona y no estaremos solos, ya que nuestros amigos Silke, Astrid y Harald también se quedarán. Tenemos toda la comodidad y el refugio que necesitamos y, además, también tenemos la alegría de vivir en uno de los últimos lugares no habitados y más grandes de Europa. Tenemos mucha suerte”.

Uno de los mejores amigos de la pareja es el barquero Michael O’Connor, quien, junto con otros hombres de Dunquin, ayudó a Bernard y Andrea a renovar las casas en ruinas que ahora se han convertido en su hogar.

Bernard dice: “Tenemos una buena relación con la gente que vive en tierra firme, a pesar de venir del extranjero y también estar separados por el mar. Nos sentimos aceptados por la mayoría y si hay algunos que no están seguros de nosotros es porque realmente no nos conocen. Somos jóvenes y estamos dispuestos a adaptarnos y tenemos un gran respeto por las Blaskets, las personas que solían vivir aquí y que eran personas orgullosas y duras con gran cultura”.

Ser dueños de sus propias vidas es algo que atrae particularmente a los Guyenots.

Andrea dice: “Es una responsabilidad, pero es maravilloso hacer cosas por ti mismo, convertirte en un buen cocinero, construir tu propio jardín, cultivar tus propias cosas y aprender a sobrevivir con un presupuesto reducido. También tenemos gallinas y cabras mientras que Bernard se dedica a la caza y la pesca en la que ahora es bastante experto. Por supuesto, tuvimos que aprender todas estas cosas para sobrevivir, pero no somos esclavos de nuestro trabajo, nosotros hemos elegimos esta forma de vida “.

A los Guyenot no les gusta la televisión, pero tienen una radio y una grabadora en la que complacen su amor por la música tradicional irlandesa. También han creado una biblioteca con libros sobre la cultura irlandesa y, en particular, sobre Kerry y la isla en la que ahora viven.

Como Bernard me dijo, en un camino hacia los acantilados siguiendo los pasos de Peig Sayers y Maurice O’Sullivan, “probablemente sea cierto que solo las personas que aman la isla profundamente pueden comprender completamente lo que la isla puede darte y lo que también exige. La naturaleza es tan poderosa que nadie puede dominarla y tienes que adaptarte y no pensar que eres el gran jefe de ese pequeño lugar. Aprendes a encontrar la armonía entre la isla y tú. También aprendes a respetar el mar que da tanto y a las aves y en general a toda la vida que existe aquí. Y, finalmente, también puedes aprender a conocerte y respetarte a ti mismo”.

Cuando Bernard y Andrea vuelvan con su bebé de Tralee, volverán a su hogar, las Blasket. Uno siente que Peig estaría muy orgullosa de la joven pareja que está trayendo nueva vida a su casa en Great Blasket.

A continuación os dejo un enlace a un vídeo que la propia Andrea nos enseñó, de la página de Rté Archives. Una entrevista que les hicieron a ella y a su marido en 1985. Tengo que ser sincera, y mi amiga Teresa lo sabe. La historia me emocionó tanto que me puse a llorar…. Si, de esas veces que la historia que lees, un libro, o algo que escuchas o ves, te llegan tanto que te hacen emocionarte muchísimo. Pues eso me pasó a mi.

https://www.rte.ie/archives/category/lifestyle/2015/0417/694737-last-inhabitants-leave-blasket-islands/

Gracias Andrea por tu amistad, y espero que nos volvamos a ver por las Blasket, tu casa, tu hogar……. Hasta pronto.

Anuncios

Irlanda 2018. Cuarto día 4ª parte

Bueno, la cuarta parte y última de este cuarto día. La verdad es que he visto tan extenso el tema de las Blasket que he pensado en escribir por partes, para poder contaros mucho más.

Y llegaron las 8 de la mañana, sonó el despertador y…… ¿Dónde estoy?, ah si!… qué maravilla despertar así. Me asomo a “mi puerta” particular, y la imagen vuelve a sobrecoger. Hoy el día ha amanecido con una ligera bruma, yo creo que es parte de esa magia que esconde la isla, porque adquiere un toque misterioso al mismo tiempo que espectacular.

edf

IMG_6102

Nos apañamos, y vamos al Caife a desayunar. Katy y Daren son una pareja estupenda. Son los encargados de llevar el Caife, donde sirven café, té, o incluso algo de comer si quieres. Nuestro desayuno es un tazón de gachas hechas con un cariño tremendo, pues estaban calentitas y sabrosas. También fruta y yogur. Un café y a disfrutar. Una maravilla, además de desayunar con esas vistas, pues eso, que no tengo palabras.

edf

Les preguntamos a qué hora nos volvemos a Dingle, y nos dicen que si nos parece bien irnos a las 16:30, que es la hora en la que se vuelve a Dingle en el ferry, si no pasas la noche. Por nosotras genial, más rato en la isla jeje. Así que como tenemos tiempo de sobra, decidimos irnos a andar pero por el otro lado de la isla.

También, acudimos a uno de las visitas guiadas que hacen a cada hora desde las 12. Fue gracioso, porque nos quedamos con la duda de si la señora que nos hizo la visita guiada podría ser familia de Peig Sayers, porque era igual…. Hablaba con mucha añoranza del lugar, y según nos contó, familiares suyos vivieron allí, pero no especificó. Es una maravilla el poder escuchar a personas que lo viven en primera persona.

IMG_5959

Terminado nuestro paseo, nos damos cuenta de que tan sólo trajimos comida para la comida y cena de ayer, y que para comer hoy no tenemos nada jajaja. Pensábamos que nos llevarían a Dingle antes, pero bueno, por nosotras genial porque hemos estado más rato. Así que preguntamos a Katy si sirven comidas y nos preparó una sopita para chuparse los dedos!! Y como teníamos algo de fruta del día anterior, pues completamos así nuestro lunch. Vimos como venía el ferry con los turistas de ese día, con los que volveremos luego, y nos preguntaban algunos si habíamos pasado la noche allí, y se quedaban maravillados. Qué sensación el sentir como que eres parte de esa isla aunque sólo haya sido una noche.

edf

Nos volvemos a “nuestra casita” a terminar de preparar la mochila, y charlar un rato con Andrea. En el caife también estamos un rato hablando con Katy y Daren y compramos unas camisetas de las Blasket. Hasta volvimos a bajar a la playa para despedirnos de las focas. Y miramos nuestro reloj y oh.. se acercan las 16:30, no puede ser, nuestro tiempo en la isla se acaba, y me da una pena tremenda. Nos despedimos de todos con grandes abrazos. La verdad que aquí la costumbre de dar dos besos como en España no está muy arraigada, pero si os soy sincera, los abrazos dicen mucho más, por lo menos para mi.

Vemos que viene Billy, nos ve y nos dice: a las 16:30 chicas. Ains… que nos vamos, pero bueno, parte de nuestra esencia la dejamos aquí. Este año me he sentido una más, me he contagiado de la magia que desprende esta isla y el resto de islas que están alrededor. Es un paisaje asombroso, y sé que volveré, eso está claro.

16:30. Hora de irnos. Cogemos nuestras mochilas y bajamos poco a poco al muelle por el camino de los muertos. Este camino, nos explicó la guía que nos hizo la visita, que era por donde bajaban los cadáveres de los que desgraciadamente morían en la isla, y se los llevaban a enterrar a Dingle o Dunquin.

La vuelta a Dingle estuvo genial, pues nos pusimos con Billy delante y fuimos hablando con el y aprendiendo cosas interesantes. Vimos a Fungie también, pero debía de estar tímido pues no saltaba mucho jeje. Muy emocionante todo, se nos hizo la vuelta muy amena y nos hizo otro día espectacular para volver.

Llegamos a Dingle, y nos quedamos las últimas en salir del ferry. Quería hacerme una foto con Billy para publicarla en el blog. De hecho se lo dije y le pareció fenomenal. Encontrarte con gente así de maja en tu viaje a Irlanda…. es lo mejor. Este año nos llevamos un bonito recuerdo que estoy segura, jamás olvidaremos.

edf

Bye Bye Blasket…. see you soon!!!!