Baltimore. Día 2. 2017

Hola a todos!!! 5 a.m. y un lucero en mi habitación…. jajaja es impresionante lo del tema de la luz aquí. Me acosté casi de día, y he abierto el ojo y era de día. Me han robado la noche, ¿dónde está?. Bueno, la verdad es que he seguido durmiendo hasta las 7:30 que me ha sonado el despertador. Y ya olía a bacon. A eso de las 8 he bajado a desayunar. He pedido tostadas, porque a esas horas un irish breakfast como que no… Y me ha traído el desayuno el dueño del b&b, Matt, el cual al verme me ha reconocido enseguida. Me ha hecho mucha ilusión, no se, es que la gente de aquí me resulta tan entrañable… Estábamos más gente desayunando, y Matt ha empezado a contar un historia sobre el Titanic. Nos ha hecho reir, y el desayuno ha sido muy ameno. También me ha contado que en el Ebro murió un hombre irlandés…. Tengo que buscar información, porque me ha sorprendido mucho.

Y nada, me he subido a la habitación a terminar de recoger y ya me he despedido de Matt y su mujer, y me han dicho que ojalá nos veamos en otro momento. Quizás el año que viene…. no lo sé, pero seguro que vuelvo. Me he cogido el 208 hasta el centro, y he entrado en el English Market a comprar unas manzanas en un puesto español. Todas las chicas que trabajan allí son españolas, y hemos estado hablando un rato. Y ya poco a poco, hacia Parnell Place bus station. El autobús hacia Baltimore me salía a las 11:30.

El autobús a Baltimore no es directo desde Cork. Llega a Skibbereen y allí enlazas con otro que te deja en tu destino. Tienes un cuarto de hora (según el horario que yo cogí) para bajar y cambiar de bus. Tiempo de sobra, pues en la misma parada en la que bajas coges el siguiente. Como éste último billete no lo pude sacar online, se puede pagar perfectamente dentro del autobús. Una señora mayor me ha preguntado que dónde iba, más maja… le he dicho que era española y me dice: yo he estado en Canarias!!. Cuando se ha bajado del bus, un par de paradas antes que yo, se ha vuelto a buscarme para decirme adiós. Si es que son un amor.

Y ya en Baltimore, el autobús me ha dejado en la misma puerta de mi b&b. Genial!!. Así que ha sido salir del bus y ya! De hecho, al principio había reservado un b&b que estaba mucho más lejos. Mucho. Y un día consultando una página con información sobre este pueblo, me salían sitios donde dormir, y mira tu, que encontré un lugar mucho más cerca. Mucho. Así que yo encantada.

IMG_4438

The Bushe´s Bar

IMG_4361

Ya instalada en mi habitación individual (pero con dos camas) me dispongo a cambiarme para salir a pasear por el pueblo. Recuerdo que leí sobre un faro o una estructura que parece un faro, y que estaba un poco alejado. Pregunto en una tienda, donde también daban información, y me explica la señora cómo llegar hasta allí.

Beacon: El faro de Baltimore es un faro de piedra pintado de blanco, y se encuentra en la entrada al puerto. El faro fue construido a la orden del gobierno británico después de la rebelión de 1798. Formaba parte de una serie de faros y balizas que rodeaban la costa irlandesa, formando un sistema de alerta. Esta baliza es localmente conocida como “Lot´s wife” después de que la mujer bíblica se convirtiera en una estatua de sal.

IMG_4410

IMG_4403

El lugar es increíble y desde allí hay unas vistas preciosas de acantilados, naturaleza, montañas. Se respira tranquilidad. Me encuentro tan sólo con unos pocos turistas, a los cuales les pido que me hagan una foto. Para llegar, el camino es todo por carretera y es tan estrecha que cuando se juntan dos coches es para verlo…. Alrededor todo verde,  y el paseo se hace muy agradable.

IMG_4382

Camino hacia Beacon

Sobre todo, una vez que lleguéis al lugar, tener cuidado, pues hay que subir por unas piedras, y es importante llevar un buen calzado. Para bajar es más fácil pues se va por otro lado. Podéis acceder en coche hasta esa zona, y ya subir a pie por las piedras que os comentaba. Pero creo que lo bonito es ir andando la ruta completa, es un paseo muy bonito.

Ya de vuelta, voy a visitar el castillo Dun na Sead, pero ya lo están cerrando. Parece ser que a las 18:00 ya echan la reja. Me sorprende porque este edificio está restaurado, y si no te fijas bien, parece un edificio cualquiera.  Fue constuido en 1215 por un anglo-normando llamado Sleynie. Se encontraba en ruinas a mitad del siglo XVII, y fue restaurado entre 1997 y 2005. En el interior debe de haber una exposición de piratas, pues está decorado con banderas de calaveras y piratas por las paredes. He visto que vale entrar 5€, la verdad es que ignoro que es lo que esconde en su interior.

IMG_4439IMG_4440

IMG_4441

Y ya pienso en ir a la habitación a descansar un poco, empezar a escribir esta entrada, y dentro de un rato bajar a cenar al mismo sitio donde he comido. Los dueños del b&b tienen un bar al lado de la puerta por donde accedo a mi habitación, y para comer he pedido un sandwich de ternera riquísimo. Pero al bajar a cenar algo, cual ha sido mi sorpresa de que en este bar, sólo sirven comidas y no cenas. Eso sí, está a tope de gente tomando una Guinness. Me comenta el dueño que al lado hay un par de restaurantes en los cuales podré cenar alguna cosa. Y es lo que hago, voy a uno que está justo al lado, y me pido la sopa del día (si, apetece muchísimo, de verdad), acompañada por pan de soda con su mantequilla (me tiene loca), y le digo al camarero que me ponga una Guinness pero versión pequeña.. porque una pinta no me bebo ahora ni de casualidad. Así que sopita para dentro, que me sienta genial, y ya a la habitación a terminar de escribir y a dormir.

Este ha sido mi primer día en Baltimore. Mañana me toca excursión a una de sus islas, pero mañana os cuento.

See you!!

Anuncios

Cork, Galway y Dublín 2016. Día 6

Hola a todos!!

Decidido, me voy a Kinvara. Estuve mirando horarios de autobús y sale uno a las 10 y llega a las 10:39. Está muy cerquita, así que para pasar la mañana está muy bien. Además el castillo de Dunguaire está abierto al público por lo que sin duda alguna lo visitaré.

Me pongo en marcha, desayuno y me voy hacia la Coach station, pregunto para ir a Kinvara y me dicen que allí no es, que tengo que ir a la estación de los autobues Bus Eireann. Le pregunto dónde cae esa estación y qué suerte, está ahí al lado. Yo pensaba que todos los buses salían de la estación central, pues va a ser que no… así que voy hacia la Bus Eireann. La verdad, he de decir que estuve allí el día anterior a cotillear, pero en las máquinas de sacar los billetes sólo se podía sacar de tren, entonces pensé que era estación de tren. Pues no, un poco más escondido a mano derecha, en un rincón, que gracias que ponía un cartel a mano: tickets bus here, pues dí con las taquillas y pude sacar el billete ida y vuelta a Kinvara. Destino que tuve que escribirle a la chica de la taquilla pues no me entendía…. Me había entendido todo el mundo: un conductor de bus al que le pregunté, una chica con la que estuve hablando, el conductor que me llevó… menos la de la taquilla. Hija, que no es un nombre raro no? … no se. jajaja.

Aún tuve que esperar un poquito a que llegara el bus a la dársena 2, y ya nos montamos todos. Como he dicho anteriormente, a las 10:39 ya estaba allí. Nos paró ya casi pasado todo el pueblo, y le pregunté si para volver paraba enfrente, y sí, es que además había una parada que lo indicaba.

Comencé a andar en dirección contraria al castillo pues había visto ya de lejos un hotel con el tejado cottage que tantas veces había visto al pasar con los tours. De hecho, y según me informaron, ganó el premio al mejor tejado de esta clase, y la verdad es que es realmente bonito.

IMG_2412

Ahora sí que me dispongo a visitar el Castillo de Dunguaire. Aún hay que andar un cachito pero es un paseo muy agradable. Por el camino me voy encontrando cafeterías, tiendas de artesanía, más casitas con tejados cottage, y la gente me saluda cuando me cruzo con ellos. Me recuerda a mi pueblo, de verdad jajaja son más majos….

Y ya por fin, me encuentro en frente del imponente castillo de Dunguaire que toma su nombre del antiguo fuerte de Guaire que fue rey de Connaught, el cual murió en el 662 d.C. El fuerte original se sitúa probablemente en el promontorio al este del castillo. El castillo, construido en  1520,  fue habitado en un principio por los descendientes de Guaire, los O´Hynes, antes de pasar a manos de los Martyns, originales de Galway, en el siglo XVII. Richard Martyn, alcalde de Galway, vivió aquí hasta el año 1642 y su familia, los Martyns del castillo de Tulira, fueron los propietarios del castillo hasta el siglo XX. En 1924, Dunguaire fue comprado y reparado por Oliver St. John Gogarty: el famoso cirujano y figura literaria, aunque nunca vivió allí. El castillo fue adquirido en 1954 por Christobal Lady Ampthill, quien completó la restauración en 1966. Abierto al público, el castillo es ahora un centro para banquetes medievales. El turista puede visitar sus cuatro plantas, y llegar hasta lo más alto de la torre y rodearla, comtemplando desde allí unas vistas maravillosas. Precio: 6 € y si eres estudiando o jubilado: 3,50€.

IMG_2331

En la visita al castillo conozco a una familia de Madrid con la que he pasado un rato entretenido charlando y contando nuestro viaje por Irlanda. Lo primero que me dicen es que les sorprende mucho lo amable que es la gente, y es que es lo primero que llama la atención. Creo que aún no he visto a ningún irlandés enfadado… de verdad eh?. Ellos van en coche, y ya me despido. Yo voy a darme una vuelta más, y me cojo el bus para Galway. Me ha encantado pasar la mañana en Kinvara, es un pueblo precioso, con un encanto especial. Llego a la parada donde me había dicho el conductor que esperara, y después de media hora de retraso (verídico), y haberme caído un chaparrón de cuidado… viene el autobús y autobusero todo happy, y yo le saludo con un: “ey, aún vale, media hora eh?”. Pero no… que aquí uno no se cabrea, ya lo he comentado. Aquí todo lleva su ritmo, su pausa, su momento, y si vas tarde pues oye, que le voy a hacer, sabes?. Me encanta.

Llego a Galway, Shop Street again, y me dirijo sin pausa alguna a un restaurante del que he oído, sirven el mejor fish and chips (“fis an chis” para mi madre) de Irlanda. Así que lo encuentro, al final de Quay Street y se llama Mc Donagh´s. 

IMG_2416

Recomendable, un fish and chips exquisito, recién  hecho  y un servicio de 10. Yo fui a la parte en que pides y te vas a tu sitio, mesas compartidas, y estás ahí tranquilamente. Pero también hay una parte restaurante, apartada y me imagino que más cara, con menú para elegir con los mejores pescados de Irlanda. Yo, me conformé con mi cob o lo que viene siendo mi bacalao con patatas. Riquísimo!!

IMG_20160621_162705

Después, y para bajar el fish and chips, me fui hasta Claddagh, que está al otro lado del puente, estuve paseando y llegué hasta un paseo en el que hay faro, pasando por un campo de hurling, o eso creo que tampoco tengo mucha idea. Un paseo muy agradable, pero hacía una rasca y un viento que para qué. Así que ya pensé en volverme, pasar de nuevo por Shop Street, y llegar hasta el alojamiento a descansar.

Mañana toca excursión organizada a Kylemore Abbey y el despertador sonará prontito, así que………….

Mañana más!!!

Una nueva aventura está a punto de comenzar..

Hola a todos!!

Hace mucho tiempo que no escribo nada, y es que he estado preparando mi nueva aventura por Irlanda. A partir de ahora escribiré más a menudo contando mi día a día en la Isla Esmeralda, pero esta vez van a ser 2 meses!!

Me espera Molly, Trinity, Belfast, Galway, Los Acantilados de Moher, La Calzada del Gigante, Howth, Malahide y muchos lugares más…. ¿Y por qué me esperan todos estos sitios, paisajes, esculturas o edificios? Os lo iré avanzando en próximos post.

De momento contaros que mi Aventura por Irlanda comienza el día 1 de julio…….Quedan 7 días……

Hasta pronto!!

Décimo día en Dublín

No me puedo creer lo rápido que ha pasado el tiempo. De repente me encuentro que hoy….es el último día que estoy en Dublín…

Para hoy me he dejado la excursión a Malahide para visitar su castillo, así que me levanto con tiempo para poder estar allí por lo menos a las 10, que es cuando abren al público. La idea hoy es ir a la excursión, y volver sobre las 17:00 más o menos para ir preparando la maleta, ya que mañana salgo muy prontito hacia España.

En el piso de arriba del autobús 16

En el piso de arriba del autobús 16

A las 9:45 salgo de casa. Al final se me ha hecho más tarde de lo esperado, pero bueno, es igual, porque tampoco tengo prisa. Para ir a Malahide tengo que coger el 16 (para variar), hasta el centro, y en la calle Eden Quay se coge el autobús número 42, que pasa cada media hora, y el trayecto hasta Malahide son como unos 25 minutos más o menos. También tenéis la opción de ir en tren, pero como yo tenía la tarjeta del bus, me salía mucho mejor.

El 42 tardó unos 20 minutos en venir (ya se me estaba haciendo muyyyy tarde), más la media hora de llegar, al final al castillo llegaré a las 11 largas.

Pero ahora viene lo mejor. ¿Qué me faltaba a mi en estos diez días, para terminar de hacer un gran esfuerzo en saber desenvolverme en una situación compleja? Pues que el autobús 42 tuviera un accidente a mitad de camino en una rotonda. Sí, habéis leído bien. El autobús en el que viajaba tuvo un pequeño golpe al entrar en una rotonda. Entonces fue cuando entendí por qué la gente al bajar dice gracias al conductor. No es un gracias de: “gracias señor conductor, que tenga usted un buen día”. Es un gracias de: “gracias a Dios he llegado sana y salva” jajaja. Lo digo en broma, pero vaya ratito que pasé…. Nos hicieron bajar a todos y coger el siguiente autobús, ya que a éste lo iban a mandar a “cocheras”. Entonces ya os hacéis una idea, ¿no?. Si el 42 pasa cada media hora…… Enfin… resumiendo, llegué al castillo a las 11:45 (y yo quería llegar a las 10).

Camino hacia el Castillo

Camino hacia el Castillo

Bueno, eso de llegar al castillo…. Porque entras por un parking, y pone: Entrada al Castillo. Bien, hasta ahí, bien. Pero hasta que llegas al Castillo, crece un auténtico chopo…. Me voy encontrando por el camino la misma señal repetidas veces, indicando que hacia allí se va al castillo, pero de momento, ni rastro del mismo. Mientras tanto disfruto de la naturaleza (¿qué iba a hacer sino?), porque el camino desde luego es muy agradable.

Bueno, después de un ratito caminando, llego al centro de visitantes. Entro y me saco la entrada. Me comentan que hay una visita guiada por el interior del castillo a las 12:30 (hay cada media hora), por si me interesa, y le digo que sí. Así que a las 12:15 me dice que tengo que estar en el castillo para esperar a la visita guiada, y que hasta esa hora puedo ir a visitar los jardines, que tan sólo puedes verlos si ya te has sacado la entrada. Así que me doy una vuelta, y la verdad son una preciosidad.

Victoria House

Victoria House

Descubro un invernadero precioso “Victoria House”, que se encuentra en el centro de los jardines amurallados y es sin duda, el invernadero más impresionante de todo el jardín. Tiene más de un siglo de antigüedad aunque se trajo a Malahide en la década de 1990. Ha sido completamente restaurado y pintado. Por el camino me encuentro también con un pavo real que me da un susto de muerte jajaja.

En los Jardines, con el Campanario del siglo XVIII detrás.

En los Jardines, con el Campanario del siglo XVIII detrás.

Bueno, ya son las 12:15, voy hacia el castillo, que ya tengo ganas de saber si existe o no… Y ahí lo veo, ¡qué preciosidad!, hago algunas fotos y me meto dentro. La chica de la entrada me dice que para la visita guiada espere dentro que enseguida nos llamarán para empezar. Así que mientras tanto cotilleo un poco el museo y los paneles informativos que están expuestos en esta planta baja.

El castillo de Malahide está rodeado de 1 kilómetro cuadrado de bosques, parque y jardines amurallados, y fue la vivienda de la familia Talbot durante casi 800 años.  Visitamos la planta primera del castillo, en la que vemos el Gran Salón, el vestíbulo, la Biblioteca, la Sala de Roble y el Salón pequeño. Todo realmente precioso y una gran colección de pinturas con retratos de la familia. En estos espacios no dejan hacer fotografías ni vídeo, por lo que no os puedo mostrar cómo es por dentro. Pero ya os digo que a mi me encantó, además de que la guía que nos explicó, hablaba tan despacito y pronunciaba tan bien jeje, que me enteré de todo lo que nos contó.

Al fondo, el Castillo de Malahide

Al fondo, el Castillo de Malahide

Salimos del castillo, y hago más fotos, y me siento un ratito en un banco a contemplarlo…. Pero miro la hora, y veo que son ya la 13:20, así que decido volver por el camino de antes, hacia la parada del bus de vuelta. Espero no tener un camino accidentando esta vez. Llego a la parada y veo que le faltan 24 minutos para que venga, así que me voy a dar una vuelta para poder ver el mar, que estaba ahí cerquita. Hago unas fotos y me vuelvo enseguida, porque si se me escapa el bus…..

Malahide

Malahide

Vuelvo y le quedaban 5 minutos. Lo cojo y llego “sin problemas” al centro. Hoy quería terminar de hacer mis compras de souvenirs varios, y como llego a las 14:15 entro al Mc Donalds a comer, ya que tenía unos descuentos que me dieron el otro día. Y después de comer, a comprar.

A eso de las 17:00 vuelvo a casa, me espera una tarde de preparativos, y de despedidas.

Y de ¡¡sorpresas!! Pues al abrir mi correo me encuentro con un mensaje de Aurelio, la persona que me ayudó a gestionar toda esta aventura, diciéndome que si voy a la escuela por la tarde, me podrán preparar un diploma como que he pasado satisfactoriamente la semana del curso de inglés. Así que voy rauda y veloz a la escuela, y me encuentro con Colm, el director, el cual se alegra un montón de verme. Le comento el tema, que si podrían hacerme el diploma en cuestión, y me lo prepara en un momento. Muyyyyy contenta con mi diploma, me vuelvo a casita, y se lo enseño a todo el mundo. Sólo ha sido una semana, 20 horas para ser más exactos, pero estoy ¡¡¡taaaaaaaaaaaaaan contenta!!!.

Mi diploma

Mi diploma

Así que ahora sí, tengo que preparar la maleta y la mochila…. Mañana me voy muy prontito, y tengo que dejarme todo preparado. Bajo a cenar a las 7 con todo listo ya, y después de la cena, Caroline, Giulia y yo nos tomamos un té, y vemos una película: Miss Potter, que nos encanta. En inglés, claro. Y ya… me subo a dormir. Mañana sonará el despertado a las 6, y me espera un día largo, ya que hasta las 20:30 no llegaré a Zaragoza. Espero poder dormir, pues estoy muy muy muy triste, ¡¡¡no quiero irme!!!.

Aquí terminan mis diez días en Dublín, mi pequeña aventura…. Diez días en los que he disfrutado mucho, he aprendido, he visto cosas increíbles, he vivido con unas personas maravillosas a las que echaré mucho de menos, he conocido a gente especial, como a Yukiko, y lo más importante, he viajado sola, pero no he tenido el sentimiento de soledad en ningún momento. Una experiencia que nunca olvidaré y que quedará grabada en mi memoria para siempre.

Hasta mañana!!