Blasket Islands y Andrea. Su historia.

The Irish Press, Tuesday, October 23, 1984. 

Hola a todos! Os prometí contaros la historia de Andrea, la mujer alemana que conocimos en la isla. Una historia que nos emocionó mucho, y que no podía faltar en mi blog. Nos pareció una mujer especial, y cuando conocimos su historia, entendimos el por qué nos había parecido tan especial. Se nota en su carácter, en su mirada, en su forma de caminar por la isla. Algo escondía, y cuando nos lo contó quedamos maravilladas con cada una de sus palabras. Este recorte de periódico que me dejó fotografiar, le acompaña siempre en sus viajes a la isla. Lo llevaba dobladito dentro de un libro, y nos lo enseñó con un cariño tremendo. Debajo de la fotografía os dejo la traducción del texto del recorte.

edf

Por primera vez desde que los isleños nativos se marcharon en noviembre de 1953, Great Blasket resuena este invierno con los gritos de un bebé nacido de una pareja que vive en la isla. Son Bernard y Andrea Guyenot, cuya niña nació el fin de semana en Killarney. La pareja se dirigía al Hospital General de Tralee cuando ocurrió el nacimiento.

Se habían desviado a Killarney para visitar a un amigo y la enfermera local Ann Govan asistió al parto cuando el bebé decidió que ya era hora. Después del nacimiento, madre e hija, cuyo nombre es Lisa, ingresaron en el hospital de Tralee. Ayer por la tarde, la familia feliz salió del hospital para comenzar el viaje a casa, a Great Blasket.

Andrea dice: “Queríamos que el bebé naciera en la isla, pero era imposible conseguir que un médico o matrona se quedara, así que llegamos a tierra firme. Pero tan pronto como podamos, volveremos porque, como todos los demás , nos gusta estar en nuestro propio hogar”.

Ex profesores, los Guyenots ya tienen una hija de tres años, Joanna, que nació en el hogar alemán de Andrea. Bernard, nacido en Francia, tiene 25 años, un año mayor que Andrea, y la pareja hizo su primera visita a las Blaskets hace cinco años. “Inmediatamente nos enamoramos del lugar y no tuvimos ninguna duda de que algún día viviríamos aquí”, dice Andrea. La pareja viajó a las islas todos los años desde 1979 y el año pasado completaron la reconstrucción del restaurante y casa de huéspedes que ahora administran en Great Blasket.

Bernard Guyenot está de acuerdo en que “el invierno será difícil a medida que los días sean más cortos y fríos. No hay electricidad, por supuesto, en la isla y, aparte de la madera y el césped, hacemos un uso extensivo del gas. Durante las últimas semanas, hemos estado acumulando un buen suministro de alimentos. Es esencial contar con reservas, ya que el mal tiempo a menudo nos impide llegar a tierra firme durante un largo período de tiempo. Pero estos meses realmente no serán más difíciles para nosotros que para cualquier otra persona y no estaremos solos, ya que nuestros amigos Silke, Astrid y Harald también se quedarán. Tenemos toda la comodidad y el refugio que necesitamos y, además, también tenemos la alegría de vivir en uno de los últimos lugares no habitados y más grandes de Europa. Tenemos mucha suerte”.

Uno de los mejores amigos de la pareja es el barquero Michael O’Connor, quien, junto con otros hombres de Dunquin, ayudó a Bernard y Andrea a renovar las casas en ruinas que ahora se han convertido en su hogar.

Bernard dice: “Tenemos una buena relación con la gente que vive en tierra firme, a pesar de venir del extranjero y también estar separados por el mar. Nos sentimos aceptados por la mayoría y si hay algunos que no están seguros de nosotros es porque realmente no nos conocen. Somos jóvenes y estamos dispuestos a adaptarnos y tenemos un gran respeto por las Blaskets, las personas que solían vivir aquí y que eran personas orgullosas y duras con gran cultura”.

Ser dueños de sus propias vidas es algo que atrae particularmente a los Guyenots.

Andrea dice: “Es una responsabilidad, pero es maravilloso hacer cosas por ti mismo, convertirte en un buen cocinero, construir tu propio jardín, cultivar tus propias cosas y aprender a sobrevivir con un presupuesto reducido. También tenemos gallinas y cabras mientras que Bernard se dedica a la caza y la pesca en la que ahora es bastante experto. Por supuesto, tuvimos que aprender todas estas cosas para sobrevivir, pero no somos esclavos de nuestro trabajo, nosotros hemos elegimos esta forma de vida “.

A los Guyenot no les gusta la televisión, pero tienen una radio y una grabadora en la que complacen su amor por la música tradicional irlandesa. También han creado una biblioteca con libros sobre la cultura irlandesa y, en particular, sobre Kerry y la isla en la que ahora viven.

Como Bernard me dijo, en un camino hacia los acantilados siguiendo los pasos de Peig Sayers y Maurice O’Sullivan, “probablemente sea cierto que solo las personas que aman la isla profundamente pueden comprender completamente lo que la isla puede darte y lo que también exige. La naturaleza es tan poderosa que nadie puede dominarla y tienes que adaptarte y no pensar que eres el gran jefe de ese pequeño lugar. Aprendes a encontrar la armonía entre la isla y tú. También aprendes a respetar el mar que da tanto y a las aves y en general a toda la vida que existe aquí. Y, finalmente, también puedes aprender a conocerte y respetarte a ti mismo”.

Cuando Bernard y Andrea vuelvan con su bebé de Tralee, volverán a su hogar, las Blasket. Uno siente que Peig estaría muy orgullosa de la joven pareja que está trayendo nueva vida a su casa en Great Blasket.

A continuación os dejo un enlace a un vídeo que la propia Andrea nos enseñó, de la página de Rté Archives. Una entrevista que les hicieron a ella y a su marido en 1985. Tengo que ser sincera, y mi amiga Teresa lo sabe. La historia me emocionó tanto que me puse a llorar…. Si, de esas veces que la historia que lees, un libro, o algo que escuchas o ves, te llegan tanto que te hacen emocionarte muchísimo. Pues eso me pasó a mi.

https://www.rte.ie/archives/category/lifestyle/2015/0417/694737-last-inhabitants-leave-blasket-islands/

Gracias Andrea por tu amistad, y espero que nos volvamos a ver por las Blasket, tu casa, tu hogar……. Hasta pronto.

Anuncios

Irlanda 2018. Cuarto día 4ª parte

Bueno, la cuarta parte y última de este cuarto día. La verdad es que he visto tan extenso el tema de las Blasket que he pensado en escribir por partes, para poder contaros mucho más.

Y llegaron las 8 de la mañana, sonó el despertador y…… ¿Dónde estoy?, ah si!… qué maravilla despertar así. Me asomo a “mi puerta” particular, y la imagen vuelve a sobrecoger. Hoy el día ha amanecido con una ligera bruma, yo creo que es parte de esa magia que esconde la isla, porque adquiere un toque misterioso al mismo tiempo que espectacular.

edf

IMG_6102

Nos apañamos, y vamos al Caife a desayunar. Katy y Daren son una pareja estupenda. Son los encargados de llevar el Caife, donde sirven café, té, o incluso algo de comer si quieres. Nuestro desayuno es un tazón de gachas hechas con un cariño tremendo, pues estaban calentitas y sabrosas. También fruta y yogur. Un café y a disfrutar. Una maravilla, además de desayunar con esas vistas, pues eso, que no tengo palabras.

edf

Les preguntamos a qué hora nos volvemos a Dingle, y nos dicen que si nos parece bien irnos a las 16:30, que es la hora en la que se vuelve a Dingle en el ferry, si no pasas la noche. Por nosotras genial, más rato en la isla jeje. Así que como tenemos tiempo de sobra, decidimos irnos a andar pero por el otro lado de la isla.

También, acudimos a uno de las visitas guiadas que hacen a cada hora desde las 12. Fue gracioso, porque nos quedamos con la duda de si la señora que nos hizo la visita guiada podría ser familia de Peig Sayers, porque era igual…. Hablaba con mucha añoranza del lugar, y según nos contó, familiares suyos vivieron allí, pero no especificó. Es una maravilla el poder escuchar a personas que lo viven en primera persona.

IMG_5959

Terminado nuestro paseo, nos damos cuenta de que tan sólo trajimos comida para la comida y cena de ayer, y que para comer hoy no tenemos nada jajaja. Pensábamos que nos llevarían a Dingle antes, pero bueno, por nosotras genial porque hemos estado más rato. Así que preguntamos a Katy si sirven comidas y nos preparó una sopita para chuparse los dedos!! Y como teníamos algo de fruta del día anterior, pues completamos así nuestro lunch. Vimos como venía el ferry con los turistas de ese día, con los que volveremos luego, y nos preguntaban algunos si habíamos pasado la noche allí, y se quedaban maravillados. Qué sensación el sentir como que eres parte de esa isla aunque sólo haya sido una noche.

edf

Nos volvemos a “nuestra casita” a terminar de preparar la mochila, y charlar un rato con Andrea. En el caife también estamos un rato hablando con Katy y Daren y compramos unas camisetas de las Blasket. Hasta volvimos a bajar a la playa para despedirnos de las focas. Y miramos nuestro reloj y oh.. se acercan las 16:30, no puede ser, nuestro tiempo en la isla se acaba, y me da una pena tremenda. Nos despedimos de todos con grandes abrazos. La verdad que aquí la costumbre de dar dos besos como en España no está muy arraigada, pero si os soy sincera, los abrazos dicen mucho más, por lo menos para mi.

Vemos que viene Billy, nos ve y nos dice: a las 16:30 chicas. Ains… que nos vamos, pero bueno, parte de nuestra esencia la dejamos aquí. Este año me he sentido una más, me he contagiado de la magia que desprende esta isla y el resto de islas que están alrededor. Es un paisaje asombroso, y sé que volveré, eso está claro.

16:30. Hora de irnos. Cogemos nuestras mochilas y bajamos poco a poco al muelle por el camino de los muertos. Este camino, nos explicó la guía que nos hizo la visita, que era por donde bajaban los cadáveres de los que desgraciadamente morían en la isla, y se los llevaban a enterrar a Dingle o Dunquin.

La vuelta a Dingle estuvo genial, pues nos pusimos con Billy delante y fuimos hablando con el y aprendiendo cosas interesantes. Vimos a Fungie también, pero debía de estar tímido pues no saltaba mucho jeje. Muy emocionante todo, se nos hizo la vuelta muy amena y nos hizo otro día espectacular para volver.

Llegamos a Dingle, y nos quedamos las últimas en salir del ferry. Quería hacerme una foto con Billy para publicarla en el blog. De hecho se lo dije y le pareció fenomenal. Encontrarte con gente así de maja en tu viaje a Irlanda…. es lo mejor. Este año nos llevamos un bonito recuerdo que estoy segura, jamás olvidaremos.

edf

Bye Bye Blasket…. see you soon!!!!

 

Irlanda 2018. Cuarto día, 3ª parte

Y ya llega la hora de irse a dormir, pero antes, contaros que en la casa no estamos solas. En la habitación de al lado está viviendo una señora, que según nos ha dicho llevaba ya unos días y se va el domingo. En cuanto la saludamos, enseguida conectamos con ella. Se llama Andrea y es alemana y nos dijo que está enamorada de ese lugar, y que de vez en cuando viene a pasar unos días allí. De hecho, había visto un vuelo barato de Alemania a Irlanda y no se lo pensó dos veces. Al día siguiente, nos enteramos del por qué de esa relación de Andrea con la isla y os aseguro que fue realmente emocionante. Más adelante os contaré.

Después de cenar, nos fuimos a uno de los saloncitos de la casa, ya que Andrea estaba leyendo en el otro salón que da a la entrada principal, y no queríamos molestarla.  A la casa podías entrar desde la parte trasera que da justo a los baños, o desde la entrada principal desde la que puedes ver el mar. Es una maravilla poder tener esas vistas, yo me enamoré de la puerta principal, de la cual podías dejar cerrada la parte baja, y abrir de par en par la parte alta, y poder contemplar lo que tenías delante, un paisaje increible. A parte de las vistas, la tranquilidad, y no me cansaré de decirlo, se respiraba una paz…

edf

A parte de estos dos salones que os he comentado, decorados en estilo muy rústico, estaba también la cocina, en un rincón del salón principal, de la que nos explicaron cómo dar el gas por si queríamos cocinar. En este mismo salón, al fondo se encontraba  una escalera de madera por la que se accedía a las habitaciones. La de Andrea que es individual, y la nuestra con una cama doble y dos camitas individuales. Y por todas las paredes imágenes en blanco y negro de los habitantes de la isla. De nuevo mucha historia a nuestro alrededor, además de que la casa en la que estamos perteneció a Diarmaid “Jerry” Ó Sé. Os dejo un breve fragmento de su biografía a continuación. Sacado de unos textos que también estaban enmarcados en las estancias de la casa.

Diarmaid “Jerry” Ó Sé

Nació en 1861. A principios de 1885, Jerry se casó con Máire Ni Ghuithin, cuñada de Peig Sayers. Tuvieron dos hijos, Nelly Jerry y Thomas. Cuando la Junta del Distrito construyó las nuevas casas en Slinneán Bán, Jerry y su familia se mudaron a la más meridional de las casas, y Peatsaí Flint y su esposa Peig Sayers se mudaron a la casa contigua. Jerry murió a principios de enero de 1932, cuando tenía setenta años de edad. Sobrevivió a su esposa Máire por unos treinta años al menos.

En el texto se ha mencionado a Peig Sayers, otra habitante de la isla de la cual también os voy a dejar a continuación un breve fragmento de su biografía. Las dos casas, la de Diarmaid y la de Peig Sayers, eran contiguas, y actualmente es donde se puede quedar a dormir ofertado por la empresa Great Blasket Islands.

IMG_6094

La primera casa con puerta azul perteneció a Diarmaid y la que está a continuación a Peig Sayers

Peig Sayers

Nació en la ciudad de Vicarstown, Dunquin, Condado de Kerry, la hija más joven de la familia. Se llamaba Peig por su madre, Margaret “Peig” Brosnan, de Castleisland. Su padre, Tomás Sayers, era un narrador de renombre que transmitió muchos de sus cuentos a Peig. A la edad de 12 años, la sacaron de la escuela y se fue a trabajar como sirvienta de la familia Curran en el pueblo cercano de Dingle, donde dijo que fue bien tratada. Pasó dos años allí antes de regresar a casa debido a una enfermedad.

Pasó los siguientes años como empleada doméstica para miembros de la creciente clase media producida por la Guerra de la Tierra. Ella había esperado reunirse con su mejor amigo, Cáit Boland, en América, pero Cáit escribió que había tenido un accidente y no podía enviar el coste de la tarifa. Peig se mudó a la Gran Isla Blasket después de casarse con Pádraig Ó Guithín (Patrick Guiheen), pescador y nativo de la isla, el 13 de febrero de 1892. Ella y Pádraig tuvieron once hijos, de los cuales seis sobrevivieron.

El erudito noruego Carl Marstrander, que visitó la isla en 1907, instó a Robin Flower, del Museo Británico, a visitar las Blaskets. Flower estaba muy agradecida por las historias y cuentos de Peig Sayers. Los grabó y los usó para el mundo académico.

En la década de 1930, una maestra de Dublín, Máire Ní Chinnéide, que visitaba regularmente las Blaskets, instó a Peig a contarle la historia de su vida a su hijo Micheál. Peig era analfabeta en la lengua irlandesa, aunque recibió su educación temprana a través del inglés. Ella dictó su biografía a Micheál. Luego envió las páginas del manuscrito a Máire Ní Chinnéide en Dublín, quien las editó para su publicación. Fue publicado en 1936.
Durante varios años desde 1938, dictó 350 leyendas antiguas, historias de fantasmas, historias populares e historias religiosas a Seosamh Ó Dálaigh de la Comisión de Folklore Irlandés.
Peig continuó viviendo en la isla hasta 1942, cuando dejó la Isla y regresó a su lugar natal, Dunquin. Fue trasladada a un hospital en Dingle, Condado de Kerry, donde murió en 1958. Está enterrada en el cementerio Dún Chaoin, Corca Dhuibhne, Irlanda. Sus hijos sobrevivientes, a excepción de su hijo Micheál, emigraron a los Estados Unidos y viven con sus descendientes en Springfield, Massachusetts. 

Y ahora si, nos vamos a dormir. Ya está oscureciendo ahí fuera, y dentro como solo tenemos para encender velas, o nuestras linternas, pues ya decidimos que mejor irnos a la cama. Total, a las 5 y pico de la mañana ya es de día jaja. Nos despedimos de Andrea y subimos a nuestra habitación. Enseguida nos dormimos mientras van pasando por nuestras cabezas imágenes del día que hemos vivido en la isla. Y con una sonrisa en la boca, cogemos un sueño reparador y profundo.

A eso de las 6 de la mañana, me despierto y bajo un momentito al baño. De camino, me apetece abrir la parte de arriba de la puerta de entrada, y oh! qué regalo más maravilloso. No sé cuánto tiempo estuve ahí con la mirada perdida entre esas increíbles vistas que tenía delante, perdí completamente la noción del tiempo. Hacía fresquito, pero casi lo agradecía. El ferry de Billy se veía ahí al fondo, y es que la tarde anterior vino su familia a pasar también la noche después de dejar a los turistas en Dingle.

En fin, me volví a la cama. Aún quedaba un ratito más para dormir. El desayuno nos lo servirán a las 9, así que pusimos la alarma a las 8 para prepararnos y demás. Hoy tendremos que volver a Dingle, lo que no sabemos es a qué hora. O bien cuando venga Billy con los turistas que haya recogido a las 11 y cuando llegue se nos lleve de vuelta. O quizás a las 16:30 cuando los turistas se vuelvan a Dingle también. Ya nos dirán. Nosotras de momento sabemos que tenemos todavía mucho tiempo para estar en la isla, y que lo vamos a aprovechar al máximo.

Os contaré más!!!

 

Dingle: Islas Blasket. Sexto día. 2017 (segunda parte)

Cuando terminamos la visita, ya cada uno se va por su lado. Esta pareja dice que se va a lanzar a andar, y yo prefiero algo más relajado y disfrutar un poco de esa paz que existe. Me cojo un camino y de repente veo una casita a lo alto, y una señora sentada fuera utilizando un uso.

IMG_4719

Hace un tiempo, y por eso me entraron ganas de venir aquí en alguna ocasión, vi un documental que hablaba de estas islas, en el que aparecía una señora que contaba que ella se iba a vivir allí los meses de verano para huir del jaleo y ruido en busca de tranquilidad. Y ¿a quién tenía delante?, a esta señora. Leí también, que se quejaba de que algunos turistas subían hasta su casa, y miraban por la ventana. Y la entiendo, si vas a buscar tranquilidad y paz, pues es normal que los turistas te desesperen. Pero en este caso, sólo iba yo por el camino, la vi, no subí hasta la casa, pero desde donde estaba le saludé. Ella al verme sonrió y me saludó enérgicamente, y me preguntó que de dónde era. Le comenté que la había visto en un documental y se sorprendió gratamente. Yo me quedo con ese momento, con ese ratito que estuvimos hablando. Una mujer encantadora, y se le ve feliz. Me dijo que qué más podía pedir con esas vistas tan maravillosas que tenía, y esa paz y tranquilidad que allí existe. La verdad que si… Pero importante: aquí vive sin electricidad, y el agua la tiene que ir a buscar fuera de la casa. Eso recuerdo que lo vi en el documental, y que bromeaba diciendo que era su lavavajillas, a una palangana llena de agua y ahí estaba lavando los utensilios de la cocina. Es una pasada, a mi me llega a conmover, el cómo busca la felicidad estando en un lugar tan mágico con las Blasket. Os dejo a continuación un vídeo en el que veréis la casa por dentro.

Y buscando algo de información, me he topado con este vídeo que quería compartir con vosotros. Es un señor, que nació en las islas, y que cómo ya os comenté en la entrada anterior, en 1953 tuvieron que irse de allí. Pues Micheál volvió, a sus 93 años, al lugar que le vio nacer junto a sus 8 hermanos. A mi me ha emocionado.

Bueno, y tras estos momentos de emociones, voy a seguir con la ruta. Fui paseando hasta ver la playa, pero no llegué a bajar. Me apetecía más andar por los caminos marcados por nuestras pisadas, y descubrir cosas. Es una gozada, no me iría de aquí. ¡¡¡Me voy a quedar a vivir con la señora!!!

IMG_4743IMG_4701IMG_4729

En esta última foto, la casita del medio es donde tienen la tienda con chocolatinas, cafés, te, patatas fritas y poco más, pero, para qué mas, no?

Después de mi paseo, voy bajando ya poco a poco a donde habíamos quedado con Billy, eran las 16:10 y entre que bajo y no, pues ya, se pasa el rato. Parte del grupo ya estaba por allí, y otra parte venían detrás de mi. Ya estábamos todos, pero la lancha no jajajaja. Enseguida oímos un motor y ahí venía el pelirrojo a buscarnos con nuestros súper chalecos salvavidas naranjas. Esta vez me quedo para el segundo turno, así que toca esperar un poquito. Vuelve la lancha y ya nos montamos el resto. Adiós Blasket, gracias por darme una bienvenida tan maravillosa, por haber tenido la suerte de pisar tu tierra, y por dejarme adentrarme en tu  historia. Y nos vamos…….

IMG_4754

Esperando al ferry

Ya todos sentados en el ferry de nuevo, empezamos la ruta de vuelta. Hacemos una parada, y me pregunto: las ballenas otra vez? pero no, esta vez eran ¡focas!. Pero graciosas un montón jaja. Sacaban la cabeza en plan cotilleando, y de repente desaparecían. Qué majas. Lo hacían cosntantemente. Yo me moría de la risa.

IMG_4765

las focas cotillas

Y continuamos. Y ninguno de los pasajeros nos olvidamos que Billy nos había dicho que a la vuelta veríamos a Fungie. ¡Yo lo quiero ver!, y ¡así fue!. ¡¡¡Qué majico!!! Fungie es un delfín,pero no un delfín cualquiera. La verdad es que es un miembro más de la familia. Desde 1983 que llegó a esta bahía, no se ha ido, y cada día hace las delicias de chicos y grandes en Dingle. Yo disfruté viéndolo un montón. Qué ilusión. Gran momento para terminar la excursión.

IMG_4783

Fungie saltando

Y aquí terminó la excursión, el tour, la aventura más bien. Una experiencia que nunca olvidaré, pues creo que ahora mismo está entre las mejores que he vivido aquí en Irlanda, junto con mi visita a las Aran Islands. Un día inolvidable.

Toca despedirse. Todos vamos saliendo uno a uno del ferry, y le decimos a Billy que  muchísimas gracias por todo, y por vivirlo como lo vive. A la gente, les voy diciendo que encantada de conocerles, y que lo hemos pasado genial. Ya cada uno se va por su lado, y yo me voy a comprar algo de cenita. Son casi las 7 de la tarde, y ya tengo hambre. Hoy compraré algo en el super valu, y me lo comeré en la habitación.

Y así acaba mi día, mi fantástico día…. y mañana a Waterford. Me da mucha pena irme de aquí. Pero como os decía en anteriores entradas, si quiero visitar varios lugares, hay que hacerlo así, pero yo ahora mismo me quedaba en Dingle, un mes o más, ¡ya te digo!, me ha gustado mucho este lugar.

Mañana más, see you!

Dingle: Islas Blasket. Sexto día. 2017 (Primera parte)

Hola a todos!!
El despertador hoy suena a las 8. Le dije a Mary que bajaría a desayunar a las 8:30, más que nada porque me lo preguntó, y también que qué quería desayunar. Elegí desayuno continental porque bacon, morcilla y demás por la mañana, no lo llevo nada bien. Así que bueno, a ver qué me espera. Bajo al salón donde sirven los desayunos, me pregunta Mary si quiero té o café, y que tenía a mi disposición cereales, frutos secos, zumo, y en la mesa donde me siento, tengo tostadas calentitas y mantequilla y mermelada como para una boda. Todo me parece genial, así que me preparo en un bol unos pocos de cereales. Ya en la mesa, me preparo también una tostada con mantequilla y mermelada, y cual es mi sorpresa (porque yo pensaba que el desayuno continental quizás solo fuera eso), que me viene Mary con una bandeja, sólo para mi, que contenía un cuenco lleno de fruta fresca a trocitos: kiwi, plátano, manzana, uvas, melón, naranja, con un yogurth de frutas también por encima. Además, 4 trozos de queso, y dos de jamón york. Bueno, yo alucinando, porque los cereales como que ya no me los comí jajaja. Impresionante, un desayuno súper sano, y que recarga las pilas para todo el día. Esto si es desayunar y lo demás son historias.

Ya desayunada, me subo a la habitación a coger los bártulos y me voy a investigar desde dónde sale mi ferry. Tengo una ligera idea, además de que en la reserva me ponía que “justo detrás de la oficina de turismo”, pero bueno, tendré que preguntar. Y cierto, salen desde detrás de la oficina de turismo jajajajaja. A las 11 tengo que estar allí.

IMG_4619

Es un ferry para tan solo 12 personas, y el tour dura como unas 6 horas. La compañía que prepara el viaje se llaman Great Blasket Islands, y os los aconsejo porque son muy buenos. Tenéis la oficina en el lateral dando la vuelta a la de turismo, y en las fotos sale el ferry que os voy a poner a continuación. No tiene pérdida.  Dan las 11 y ya estoy esperando y a lo lejos veo que viene el ferry.

IMG_4624

Somos 10 pasajeros más un bebé, y el conductor Billy, nos saluda a todos y nos da la bienvenida. Es un encanto de persona, nos explica todo lo que vamos a hacer, y se nota que se desvive por su trabajo y que le gusta. Además, es un pelirrojo muy majete, si si. Cogemos sitio dentro del ferry y empieza la aventura. Entre los pasajeros nos vamos presentando y diciendo de dónde somos. Va una familia al completo, son 7 más el bebé, luego una pareja y yo, todos muy agradables. Billy nos dice que podemos salir afuera a hacer fotos pero, no todos a la vez, así que vamos saliendo, entrando, menudas vistas!! Y no me refiero al pelirrojo ¿eh? me refiero al paisaje, al Atlántico, a todo.

Disfrutamos de cada lugar que nuestros ojos podían alcanzar, una maravilla. De repente Billy hace una parada, ¡Fungi!, pero estamos un rato y no aparece, así que nos dice que a la tarde cuando volvamos que seguramente lo veremos mejor, así que seguimos ruta.

IMG_4657IMG_4669

ROY hacemos otra parada, esta vez, sólo nos rodea agua, no veo tierra por ningún lado. Y sorpresa, ¡ballenas!, buah, es una pasada, no había visto nunca ballenas y me impresiona tanto que hasta me emociono, es un espectáculo digno de presenciar, que preciosidad. Se acercan tanto al ferry que hasta Billy comenta que nunca le había pasado eso, de tenerla debajo mismo del ferry. Es alucinante, disfrutamos mucho, hago vídeos, fotos, ya no sé que más cosas hacer jajaja, y estamos allí más de media hora seguro, porque realmente merece la pena ver algo así.

IMG_4699

El rorcual aliblancoballena de minke común o ballena enana (Balaenoptera acutorostrata) es una especie de cetáceomisticeto de la familia Balaenopteridae la más pequeña de todos los rorcuales. Es el más común y rápido de todos los misticetos. Recibe el nombre aliblanco debido a las manchas blancas en las aletas pectorales. Y se veía muy bien cuando pasaba cerca por ese color blanco. Mide entre 7 a 9,8 metros de longitud y el peso oscila entre 5 a 10 toneladas. En promedio, las hembras son alrededor de 0,5 metros más grandes que los machos. La zona dorsal es gris oscuro y el vientre blanco. Impresionante, llegamos a ver varias más a lo lejos.

Seguimos ruta, y aún estamos todos con la emoción en nuestras caras. Hasta la pequeña Cora sonreía. Qué amor de niña. Ya tenemos a las islas Blasket ahí mismo, ¡vaya pasada!, y el ferry no se puede acercar del todo. Hace una parada, y nos lleva en dos tandas en una lancha con nuestro chaleco salvavidas, vamos, una aventura.

IMG_4767

Nos dice que a las 16:30 donde nos ha dejado, y la primera tanda en la que yo iba también, comenzamos a subir hasta la parte donde sirven cafés y hay baños. Tenemos un vale para un café gratis, así que nos sentamos en las mesas que están fuera, y me cojo un café y una chocolatina. La pareja que no formaba parte de la familia me dice que ha escuchado que a las 14:00 hacen una visita guiada por la parte donde hay unos edificios más antiguos, y me voy con ellos. La explicación es en inglés, claro, pero bueno, algo entenderé.

Las islas Blasket (en irlandés Na Blascaodaí) están situadas en la costa atlántica a cinco kilómetros de la península de Dingle en el condado de Kerry, lo que las hacen las más occidentales de Europa. No se sabe seguro desde cuando fueron habitadas y siempre fueron consideradas un lugar donde se podía encontrarla tradicional vida irlandesa rural: aislados, dependiendo siempre de sus barcas y sobre todo del estado del mar, sin electricidad, y compartiendo alegrías y sufrimientos, materiales, víveres entre los que allí estaban… hasta que en 1953, por un llamamiento del Gobierno, las personas que allí vivían fueron evacuadas definitivamente. El detonante de esa decisión fue la muerte por meningitis de un muchacho de 24 años llamado Seán. No se pudo hacer nada por el, ya que era imposible cruzar el estrecho que separa la isla de Dún Chaoin/Dunquin) e ir en busca de un médico. Una pena, pero que hasta que no pasa algo así, no te das cuenta de lo peligroso que es vivir aislado.

La isla más importante es la Gran Blasket (en irlandés An Blascaod Mór) con unas dimensiones de 6×1,2 km.Esta isla estuvo habitada en la Edad de Hierro y en la época paleocristiana según diferentes restos encontrados en la isla. Entro esos restos pudimos ver una escuela, viviendas y un horno.

IMG_4708IMG_4710IMG_4705

Mañana la segunda parte!!

See you.