Irlanda 2018. Cuarto día, 3ª parte

Y ya llega la hora de irse a dormir, pero antes, contaros que en la casa no estamos solas. En la habitación de al lado está viviendo una señora, que según nos ha dicho llevaba ya unos días y se va el domingo. En cuanto la saludamos, enseguida conectamos con ella. Se llama Andrea y es alemana y nos dijo que está enamorada de ese lugar, y que de vez en cuando viene a pasar unos días allí. De hecho, había visto un vuelo barato de Alemania a Irlanda y no se lo pensó dos veces. Al día siguiente, nos enteramos del por qué de esa relación de Andrea con la isla y os aseguro que fue realmente emocionante. Más adelante os contaré.

Después de cenar, nos fuimos a uno de los saloncitos de la casa, ya que Andrea estaba leyendo en el otro salón que da a la entrada principal, y no queríamos molestarla.  A la casa podías entrar desde la parte trasera que da justo a los baños, o desde la entrada principal desde la que puedes ver el mar. Es una maravilla poder tener esas vistas, yo me enamoré de la puerta principal, de la cual podías dejar cerrada la parte baja, y abrir de par en par la parte alta, y poder contemplar lo que tenías delante, un paisaje increible. A parte de las vistas, la tranquilidad, y no me cansaré de decirlo, se respiraba una paz…

edf

A parte de estos dos salones que os he comentado, decorados en estilo muy rústico, estaba también la cocina, en un rincón del salón principal, de la que nos explicaron cómo dar el gas por si queríamos cocinar. En este mismo salón, al fondo se encontraba  una escalera de madera por la que se accedía a las habitaciones. La de Andrea que es individual, y la nuestra con una cama doble y dos camitas individuales. Y por todas las paredes imágenes en blanco y negro de los habitantes de la isla. De nuevo mucha historia a nuestro alrededor, además de que la casa en la que estamos perteneció a Diarmaid “Jerry” Ó Sé. Os dejo un breve fragmento de su biografía a continuación. Sacado de unos textos que también estaban enmarcados en las estancias de la casa.

Diarmaid “Jerry” Ó Sé

Nació en 1861. A principios de 1885, Jerry se casó con Máire Ni Ghuithin, cuñada de Peig Sayers. Tuvieron dos hijos, Nelly Jerry y Thomas. Cuando la Junta del Distrito construyó las nuevas casas en Slinneán Bán, Jerry y su familia se mudaron a la más meridional de las casas, y Peatsaí Flint y su esposa Peig Sayers se mudaron a la casa contigua. Jerry murió a principios de enero de 1932, cuando tenía setenta años de edad. Sobrevivió a su esposa Máire por unos treinta años al menos.

En el texto se ha mencionado a Peig Sayers, otra habitante de la isla de la cual también os voy a dejar a continuación un breve fragmento de su biografía. Las dos casas, la de Diarmaid y la de Peig Sayers, eran contiguas, y actualmente es donde se puede quedar a dormir ofertado por la empresa Great Blasket Islands.

IMG_6094

La primera casa con puerta azul perteneció a Diarmaid y la que está a continuación a Peig Sayers

Peig Sayers

Nació en la ciudad de Vicarstown, Dunquin, Condado de Kerry, la hija más joven de la familia. Se llamaba Peig por su madre, Margaret “Peig” Brosnan, de Castleisland. Su padre, Tomás Sayers, era un narrador de renombre que transmitió muchos de sus cuentos a Peig. A la edad de 12 años, la sacaron de la escuela y se fue a trabajar como sirvienta de la familia Curran en el pueblo cercano de Dingle, donde dijo que fue bien tratada. Pasó dos años allí antes de regresar a casa debido a una enfermedad.

Pasó los siguientes años como empleada doméstica para miembros de la creciente clase media producida por la Guerra de la Tierra. Ella había esperado reunirse con su mejor amigo, Cáit Boland, en América, pero Cáit escribió que había tenido un accidente y no podía enviar el coste de la tarifa. Peig se mudó a la Gran Isla Blasket después de casarse con Pádraig Ó Guithín (Patrick Guiheen), pescador y nativo de la isla, el 13 de febrero de 1892. Ella y Pádraig tuvieron once hijos, de los cuales seis sobrevivieron.

El erudito noruego Carl Marstrander, que visitó la isla en 1907, instó a Robin Flower, del Museo Británico, a visitar las Blaskets. Flower estaba muy agradecida por las historias y cuentos de Peig Sayers. Los grabó y los usó para el mundo académico.

En la década de 1930, una maestra de Dublín, Máire Ní Chinnéide, que visitaba regularmente las Blaskets, instó a Peig a contarle la historia de su vida a su hijo Micheál. Peig era analfabeta en la lengua irlandesa, aunque recibió su educación temprana a través del inglés. Ella dictó su biografía a Micheál. Luego envió las páginas del manuscrito a Máire Ní Chinnéide en Dublín, quien las editó para su publicación. Fue publicado en 1936.
Durante varios años desde 1938, dictó 350 leyendas antiguas, historias de fantasmas, historias populares e historias religiosas a Seosamh Ó Dálaigh de la Comisión de Folklore Irlandés.
Peig continuó viviendo en la isla hasta 1942, cuando dejó la Isla y regresó a su lugar natal, Dunquin. Fue trasladada a un hospital en Dingle, Condado de Kerry, donde murió en 1958. Está enterrada en el cementerio Dún Chaoin, Corca Dhuibhne, Irlanda. Sus hijos sobrevivientes, a excepción de su hijo Micheál, emigraron a los Estados Unidos y viven con sus descendientes en Springfield, Massachusetts. 

Y ahora si, nos vamos a dormir. Ya está oscureciendo ahí fuera, y dentro como solo tenemos para encender velas, o nuestras linternas, pues ya decidimos que mejor irnos a la cama. Total, a las 5 y pico de la mañana ya es de día jaja. Nos despedimos de Andrea y subimos a nuestra habitación. Enseguida nos dormimos mientras van pasando por nuestras cabezas imágenes del día que hemos vivido en la isla. Y con una sonrisa en la boca, cogemos un sueño reparador y profundo.

A eso de las 6 de la mañana, me despierto y bajo un momentito al baño. De camino, me apetece abrir la parte de arriba de la puerta de entrada, y oh! qué regalo más maravilloso. No sé cuánto tiempo estuve ahí con la mirada perdida entre esas increíbles vistas que tenía delante, perdí completamente la noción del tiempo. Hacía fresquito, pero casi lo agradecía. El ferry de Billy se veía ahí al fondo, y es que la tarde anterior vino su familia a pasar también la noche después de dejar a los turistas en Dingle.

En fin, me volví a la cama. Aún quedaba un ratito más para dormir. El desayuno nos lo servirán a las 9, así que pusimos la alarma a las 8 para prepararnos y demás. Hoy tendremos que volver a Dingle, lo que no sabemos es a qué hora. O bien cuando venga Billy con los turistas que haya recogido a las 11 y cuando llegue se nos lleve de vuelta. O quizás a las 16:30 cuando los turistas se vuelvan a Dingle también. Ya nos dirán. Nosotras de momento sabemos que tenemos todavía mucho tiempo para estar en la isla, y que lo vamos a aprovechar al máximo.

Os contaré más!!!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s